Definición ABC » General » Seguro Social

+

Definición de Seguro Social

Seguro-SocialEl Seguro Social es un sistema de protección de los ciudadanos. Su finalidad es amparar a los individuos para que no haya desequilibrios sociales.

El concepto de Seguro Social está extendido en la mayoría de países, especialmente entre aquellos que defienden un estado del bienestar (también conocido como estado social). Sin embargo, cada nación tiene su propia estructura, legislación y mecanismo de financiación en relación con este sistema de protección.

Las prestaciones o ayudas propias del Seguro Social pueden ser muy diversas: atención a las personas con discapacidad, pensiones de jubilación, de viudedad o de invalidez, cobro del desempleo, cobertura ante un accidente laboral y, en definitiva, medidas orientadas a evitar el desamparo de los ciudadanos. Hay un acuerdo general sobre la necesidad de mantener este tipo de prestaciones como un derecho, ya que es una forma de evitar la exclusión social de amplios sectores de la población.

El estado tiene una serie de servicios, ayudas y prestaciones que se consiguen a través de la recaudación de impuestos. En otros términos, la población activa y que trabaja tiene la obligación de mantener a los sectores de población que no pueden hacerlo (ancianos, enfermos, discapacitados...). Hay que tener en cuenta una circunstancia importante: que el trabajador en activo que paga el seguro social es, a su vez, un potencial beneficiario (puede enfermar y cuando se retire también tendrá una pensión). En este sentido, el seguro social tiene un carácter redistributivo (lo que se aporta va en beneficio de todos).

Riesgos en el Seguro Social

Seguro-Social2El principal problema que afecta a la mayoría de países con este sistema de protección es su sostenibilidad financiera a largo plazo. Para que sea posible seguir prestando una serie de servicios ( especialmente las pensiones), es necesario que exista una proporción adecuada entre la cantidad de personas beneficiarias y el número de personas que contribuyen al mantenimiento del sistema.

Hay otro aspecto que se presenta igualmente como problemático: el envejecimiento de la población y la baja natalidad en muchos países. Estos dos factores demográficos afectan a la viabilidad del seguro social. Para que una sociedad se mantenga en equilibrio es preciso que su estructura demográfica permita el cambio generacional (en España, la tasa de fecundidad es de 1, 3 hijos por mujer según datos de 2012 y en el mismo año en México ascendía a 2, 2 hijos por mujer).

Ante los distintos riesgos que afectan al mantenimiento del Seguro Social, se plantean varias soluciones: reducir las prestaciones (por ejemplo, que la atención sanitaria no sea universal) o incentivar los planes privados de pensiones para que se reduzca el gasto en pensiones públicas.

 
 
 
Temas en Seguro Social
 

Redes Sociales