Definición ABC » General » Polenta

+

Definición de Polenta

La polenta es un plato originario de Italia y que se ha extendido por varios países europeos y latinoamericanos. El componente principal de este plato es el maíz, concretamente la harina de maíz gruesa. En cuanto a sus ingredientes básicos, son los siguientes: polenta preferiblemente orgánica y libre de químicos, caldo de vegetales, mantequilla y queso parmesano como condimento habitual. Con respecto a las dosis, generalmente se utilizan tres medidas de caldo por cada una de polenta.

Un plato sencillo de polenta

Si ya tenemos los ingredientes básicos, es posible elaborar un plato aplicando los siguientes pasos:

1) se pone a calentar el caldo de vegetales,

2) cuando el caldo rompa a hervir se baja el calor y se echa la polenta sobre el caldo (es importante echar la polenta en forma de lluvia para conseguir la consistencia adecuada),

3) una vez vertida la polenta se agrega la mantequilla y el queso,

4) todos los ingredientes mezclados se van moviendo con una cuchara,

5) cuando la masa producida sea más compacta esto indica que la polenta ya está lista para verter sobre un recipiente,

6) después de que repose durante unos minutos, el plato ya estará listo para comer. El resultado final es como un pastel que se puede cortar en trozos de diferentes tamaños y que puede utilizarse como plato único o como acompañante.

La polenta es un plato polivalente y se pueden elaborar recetas muy variadas: polenta frita, con caracoles y champiñones, guiso con polenta, en forma de arepa, al horno con setas y tomate seco, con vegetales salteados, en forma de pizza, de croquetas, adaptada para veganos y un largo etcétera de posibilidades.

Historia de la polenta

La gastronomía tiene una dimensión histórica indiscutible. De hecho, algunos de los platos que comemos tienen un pasado remoto y una evolución a lo largo del tiempo. En el caso de la polenta hay que indicar que se trata de un plato que ya era conocido por los griegos y los romanos, quienes la preparaban con harina, agua y cebada.

En su origen no se utilizaba el maíz, ya que por entonces este cereal era desconocido en Europa. El maíz es originario de América y se introdujo en España en el siglo XVl y en Italia en el siglo XVll. Así, la polenta en versión actual surgió en el norte de Italia, donde es conocida con varias denominaciones, como polenta negra o la polenta dulce. Como se trata de un plato con alto valor nutritivo, la polenta se popularizó en las zonas montañosas de Italia y con el paso de los años se fue conociendo más allá de sus fronteras.

La historia de la polenta nos recuerda que el llamado descubrimiento de América tiene una relación directa con la gastronomía y la alimentación en general, pues son muchos los alimentos que provienen del continente americano (la patata, el cacao, los cacahuetes, la piña o el tomate).

Fotos: iStock - Andrea Carpedi / zkruger

 
 
 
Temas en Polenta
 

Redes Sociales