Definición ABC » General » Perplejidad

+

Definición de Perplejidad

No es frecuente tener una impresión intensa o algo que nos deja especialmente asombrados. Cuando sucede, decimos que estamos perplejos. Así, la perplejidad es una idea que manifestamos ante un acontecimiento inesperado.

A través de la razón somos capaces de prever lo que va a ocurrir. Tenemos una idea muy clara sobre los fenómenos de la naturaleza y entendemos su regularidad. Si aparecen nubes con un color oscuro, ya tenemos una imagen mental de que previsiblemente va a llover. Nos anticipamos a los acontecimientos a través de la experiencia que hemos acumulado. Igualmente, la vida cotidiana de cada persona está sujeta a una rutina; el trabajo, el ocio y el descanso están básicamente programados. De forma aproximada sabemos, por lo tanto, qué va a pasar.

Sin embargo, de manera imprevista y sin ningún aviso o señal aparecen acontecimientos o noticias que provocan en nosotros una sensación de gran impacto. Cuando esto ocurre, durante unos segundos se produce una confusión. En el instante de recibir la información expresamos perplejidad. Lo hacemos con alguna interjección: ay, oh, ah... Son manifestaciones del lenguaje que comunican precisamente un grado de perplejidad. Además de las interjecciones, el lenguaje corporal se pone en marcha y abrimos la boca en señal de asombro, levantamos las cejas, nos llevamos las manos a la cabeza o abrimos los brazos. Las palabras y los gestos se unen en el momento de la perplejidad.

La sensación de sorpresa que vivimos ante aquello que produce perplejidad no tiene por definición un carácter positivo o negativo. Ambas opciones son posibles. Se puede afirmar que la estupefacción ( sinónimo de perplejidad ) acarrea un grado de parálisis, como si el tiempo se hubiera detenido. Hace falta que pasen unos segundos para que asimilemos la idea de perplejidad. En el lenguaje coloquial se dice no salgo de mi asombro cuando nos cuesta entender aquello que ha provocado la sorpresa.

Para que exista una sensación que nos haga sentir perplejos es necesario que tenga alguna característica especial. Tiene que ser algo diferente, inusual, ilógico, inaudito, increíble. En definitiva, algo que altere la normalidad.

No es suficiente que haya un suceso raro para que expresemos perplejidad, es preciso que tengamos una cierta capacidad de asombro. Las personas con una gran sensibilidad o susceptibilidad, son propensas a la perplejidad, ya que fácilmente se impresionan. En cambio, un individuo con un temperamento frío y cerebral, probablemente sea más difícil de sorprender y, consecuentemente, manifieste perplejidad en menor medida.

 
 
 
Temas en Perplejidad
 

Redes Sociales

  • Facebook
    49116 fans
  • Twitter
    2303
  • Google
    453
  •