Definición ABC » General » Palabras cultas

+

Definición de Palabras cultas

En el lenguaje corriente lo más importante es que la comunicación sea efectiva, es decir, que los hablantes se entiendan. En algunos contextos, las personas utilizan palabras poco habituales. Son las palabras cultas. Son aquellos términos que destacan por su escaso uso. Son propios de las personas eruditas y de los ámbitos académicos y muy especializados.

En la comunicación diaria y cotidiana no es necesario emplear palabras cultas ( también llamadas cultismos ). Si alguien lo hace de manera injustificada es posible que sea considerado una persona pedante, esto es, que tiene una actitud altiva, poco cercana y elitista.

No hay una regla sobre cuándo se debe emplear las palabras cultas y cuándo no. Su correcto uso depende de la situación de los hablantes. En un acto académico ( la presentación de una tesis doctoral, por ejemplo ) es necesario emplear cultismos, ya que un conocimiento específico lleva implícito una terminología especializada, la cual es infrecuente en la vida diaria. En la esfera profesional también se utilizan palabras cultas, puesto que es necesario transmitir rigor y precisión a la hora de explicar una información. Es lo que a menudo sucede en la medicina, donde los especialistas de cada rama tienen que usar un vocabulario muy técnico y los pacientes no están familiarizados con él. Por este motivo, cuando vamos a la consulta del médico le pedimos que nos explique de manera sencilla nuestro problema de salud.

Una misma idea se puede expresar de muchas maneras. De una forma sencilla, con palabras llanas y que son entendidas por la inmensa mayoría o, por el contrario, con palabras cultas. En este último caso, el hablante puede tener un problema si su interlocutor no conoce el significado de los cultismos. Para evitar estas situaciones incómodas es conveniente limitar las palabras cultas a situaciones muy concretas.

Otra de las particularidades de los cultismos es que a veces hay confusión sobre si realmente lo son o no. Alguien puede decir que una palabra es culta ( por ejemplo el adjetivo retraído ) cuando en realidad le parece extraña porque tiene un escaso vocabulario.

Hay términos que sí pueden considerarse como cultos: tremebundo ( terrorífico ), insulso ( con poca gracia ), ubérrimo ( que abunda mucho ) o epíteto ( adjetivo ). Otro caso evidente de cultismos es el uso de latinismos: alter ego, cogito, culmen o desideratum. Son palabras que no conviene utilizar con frecuencia, salvo que el contexto lo justifique ( por ejemplo, una reunión de profesores de latín ).

 
 
 
Temas en Palabras cultas
 

Redes Sociales