Definición ABC » General » Ojo Turco

+

Definición de Ojo Turco

En el mundo del esoterismo y de los amuletos hay un objeto que destaca entre los demás, el denominado ojo turco o nazar. La finalidad de este símbolo consiste en llevarlo en alguna parte del cuerpo (por ejemplo, colgado en el cuello como un adorno) para combatir el mal de ojo. En este sentido, hay que indicar que el mal de ojo es el efecto negativo que la mirada de una persona puede producir en otra y se produce a partir de un sentimiento de envidia o de odio.

El origen del amuleto

El ojo turco es una gota o círculo plano hecho de cristal y que en el centro presenta un ojo. En cuanto a su origen, se remonta a la civilización del antiguo Egipto y de Babilonia, donde se creía que los malos sentimientos de los seres humanos se proyectaban a través de los ojos. Con posterioridad, el uso del ojo turco se expandió por Europa, especialmente en Turquía y Grecia.

Finalidad, uso y significado

Además de proteger contra el mal de ojo, también ayuda a combatir las malas energías de los demás. Puede ser utilizado como una pulsera o llevándolo en un collar. Presenta varios colores y cada uno de ellos tiene propiedades distintas. Así, si el ojo turco es de color azul se está representando el karma positivo, las buenas energías y la protección en general. Si el ojo turco es de color azul claro está relacionado con la verdad y también ofrece una protección contra el mal de ojo.

El amuleto de color rojo está asociado con el poder, la pasión y se usa en relación con el amor. Si es de color amarillo (este color representa la energía) su uso está destinado al mantenimiento de la salud. En color verde se está simbolizando a la naturaleza y al llevarlo consigo uno puede alcanzar el crecimiento personal. El ojo turco de color blanco simboliza la idea de perfección, la inocencia y la bondad. El color morado en este amuleto representa el ideal de sabiduría, la creatividad y la magia y al llevarlo se ayuda a potenciar estas cualidades.

La consagración del ojo turco

Para que cualquier amuleto sea útil es necesario que sea consagrado. Esto quiere decir que debe ser limpiado y activado, pues de lo contrario sería un simple objeto.

Para limpiar y activar el ojo turco se necesitan una serie de elementos: el ojo turco de un color determinado, cuatro velas del color del ojo que se desea llevar, incienso, un plato hondo de cristal con agua de lluvia, sal de grano, tierra, agua bendita, esencia de ruda, cerillos de madera y, finalmente, quien consagra el ojo reza una oración para su consagración.

Una vez que se reúnan todos los elementos se debe realizar un ritual en una noche de luna llena. Cuando el amuleto ha sido consagrado ya posee sus propiedades protectoras.

 
 
 
Temas en Ojo Turco
 

Redes Sociales