Definición ABC » General » Obviedad

+

Definición de Obviedad

ObviedadSe considera que una afirmación es una obviedad cuando no es necesario ningún tipo de explicación porque es totalmente evidente. Algo resulta obvio cuando está absolutamente claro y no es preciso ningún tipo de aclaración.

Ejemplos de obviedades

Si alguien afirma que en un trabajo hay que esforzarse o que te toque la lotería es una cuestión de suerte, estamos ante dos obviedades. Estas afirmaciones son, de alguna manera, innecesarias, pues no aportan ninguna afirmación complementaria ni interesante. Ante ellas un interlocutor no puede estar en desacuerdo, ya que son necesariamente verdaderas.

En el uso cotidiano del lenguaje se dice que algo es una obviedad para indicar que es una simpleza, es decir, una información sin ninguna relevancia. En ocasiones se dice “esto es obvio” para dar a entender que se está de acuerdo con ello (en este sentido, equivale a decir “por supuesto”).

Cuando nos comunicamos podemos emplear una serie de sinónimos para sustituir el término obviedad (claro o evidente serían los más comunes).

Lo que parece una obviedad no siempre lo es

Hay afirmaciones que son propiamente obvias; por ejemplo que los pasteles tienen un sabor dulce. Sin embargo, otras afirmaciones son consideradas como algo obvio, pero esta valoración es más discutible. Veamos este caso con dos ejemplos clásicos: la mujer es el sexo débil y la tierra es el centro del universo. Ambas afirmaciones fueron entendidas como evidentes durante siglos.

La evolución en la imagen de la mujer y su lucha en la igualdad con el hombre

Se consideraba que la mujer era inferior al hombre y que, por lo tanto, era el sexo débil por definición. Esta valoración ha ido cambiando con el tiempo y en la actualidad es considerada como una afirmación falsa, ya que la mujer ha demostrado su fortaleza en muchos sentidos. La idea de que la Tierra ocupaba el centro del universo fue entendida como algo propio del sentido común durante siglos y el cambio de valoración fue muy lento (el paso del geocentrismo al heliocentrismo fue toda una revolución). En conclusión, estos simples ejemplos ponen de relieve que es conveniente ser cautos a la hora de valorar ciertas afirmaciones como obvias.

Hay que recordar que algunas obviedades pasan desapercibidas, algo que puede resultar contradictorio aparentemente. Esta idea se puede ilustrar con un ejemplo clásico, el cuento del traje nuevo del emperador de Hans Christian Andersen. En esta historia, el traje nuevo del emperador era un traje inexistente y solo podían apreciarlo las personas inteligentes.

Así, cuando el emperador salió desnudo a lucir su traje nadie se atrevió a decir que iba desnudo aunque era algo evidente. La obviedad que todo el mundo veía pero nadie se atrevía a comentar solo se descubrió cuando un niño se atrevió a afirmar con total naturalidad que el emperador iba desnudo.

 
 
 
Temas en Obviedad
 

Redes Sociales