Definición ABC » General » Miedo Escénico

+

Definición de Miedo Escénico

Existen distintos tipos de miedo. El miedo escénico es ese temor que siente una persona cuando se siente expuesta ante el vértigo del qué dirán. Los actores y actrices viven en primera persona este tipo de temor cuando realizan una obra de teatro y sufren por el temor a equivocarse.

Este tipo de temor también puede sufrirse en una exposición en público cuando una persona prepara una conferencia y siente el vértigo a quedarse en blanco o recibir críticas negativas por parte del público.

Una fobia social

Este es otro de los motivos de angustia en una prueba de un examen oral. Este mismo temor puede padecerse en una entrevista de trabajo cuando el candidato es consciente de que en ese encuentro se juega gran parte del éxito.

Ante la presión que produce el miedo escénico, la persona bloquea su potencial, es decir, sus capacidades comunicativas se ven mermadas. Entre los síntomas que produce este tipo de tensión es el embotamiento mental, es decir, dificultad para pensar con claridad y mantener un nivel de concentración alto.

Sentimiento de nerviosismo generalizado que puede producir náuseas y angustia. El malestar estomacal es frecuente como consecuencia de esta angustia y por ello, es probable que la persona tenga la sensación de tener un nudo en el estómago que le roba el apetito.

Este miedo escénico convierte las pruebas de hablar en público en un auténtico reto ante el que es muy probable que el candidato tenga ganas de huir. En ocasiones, este tipo de pánico es consecuencia de una experiencia traumática.

Medidas para superar el miedo escénico

Algunas herramientas son muy útiles para superar este miedo, por ejemplo, un taller de risoterapia porque a través del humor la persona se destensa, mediante un curso de oratoria, la persona adquiere un buen dominio del lenguaje y se entrena en el hábito de hablar en público, asistir a clases de teatro también es una buena práctica para interpretar un rol.

Este temor está muy vinculado con la fobia social. La persona puede incluso llegar a tartamudear como consecuencia del nerviosismo. Lo ideal es fomentar la práctica de hablar en público para normalizar esta situación y llegar a vivirla con más naturalidad. Es lógico que la mayoría de las personas que hablan en público en una prueba determinada sienten un nivel de nerviosismo, sin embargo, el miedo escénico supone un bloqueo negativo, un freno que controla a la persona reduciendo su talento.

La persona que tiene este tipo de temor se pone unas expectativas tan altas que teme no estar a la altura de las circunstancias.

Imágenes: Fotolia - Photographee / auremar

 
 
 
Temas en Miedo Escénico
 

Redes Sociales