Definición ABC » General » Matrimonio religioso

+

Definición de Matrimonio religioso

El matrimonio es una de las instituciones sociales más antiguas de la humanidad y que implica la unión legal entre un hombre y mujer sobre la base de una serie de derechos y obligaciones que deben ser respetadas por los cónyuges.

Matrimonio que se celebra ante la mirada de la creencia religiosa que disponen los novios luego de concretar su unión civil

Cabe destacar, que en la cultura occidental las parejas optan por casarse civilmente y religiosamente, es decir, primero concretan su unión civil, que es la que se contrae de acuerdo a la ley civil que corresponda y luego, en caso de ser fieles creyentes de una religión llevan a cabo una unión religiosa que es conocida como matrimonio religioso y que como tal legitima la unión en cuestión ante los ojos del Dios en el que creen fervientemente.

Signada por el respeto de los dogmas y normas de la fe religiosa en cuestión

La principal característica que trae aparejada este tipo de unión es que en ella prevalecerán los dogmas de la religión a la cual pertenecen sus contrayentes: católico, judío o islámico.

Para la religión católica, el matrimonio es un sacramento que establecerá de por vida una íntima alianza entre un hombre y una mujer, que a partir del momento en el cual celebran su unión se convierten en una comunidad que tiene como finalidad primordial la formación de una familia desde la cual se educarán a los hijos que la pareja procree.

Propósitos y requisitos del matrimonio católico

El matrimonio religioso para los católicos está fundamentado en tres pilares, la unidad, la reproducción y la indisolubilidad.

El primer requisito para llevar a cabo la unión religiosa bajo el rito católico es que los novios sean solteros y hayan recibido previamente el sacramento del bautismo, debiendo acreditar este a través de un certificado.

En tanto, a los novios que van a dar este paso se les exige que cumplan con la realización de un curso especial, llamado prematrimonial, antes de cumplir con este sacramento, sin esto no podrán contraer el enlace.

En este curso, se los orienta y además se les manifiesta cómo debería ser la relación y la vida que construyan a partir de la venia de Dios.

Una unión de por vida e indisoluble

Como consecuencia que quien legitima la unión de los contrayentes es Dios, la celebración del mismo es efectuada en la morada de Dios, es decir, en la Iglesia y es administrada por un representante de Dios, tal es el caso del sacerdote.

En el mencionado ritual, la pareja a unirse establece un compromiso de respeto mutuo y hacia las obligaciones que la religión les impone.

Es importante mencionar que esta unión es indisoluble y solamente el fallecimiento de uno de los cónyuges puede interrumpirla y además que la iglesia católica únicamente admite la unión entre personas de diferente sexo, o sea, no admite el matrimonio religioso entre homosexuales, como sí permite el matrimonio civil, que en los últimos años ha aceptado y abierto las puertas para que las parejas homosexuales formalicen sus uniones por esta vía.

Ritos, usos y costumbres

Por otra parte, los usos y costumbres de la unión obligan a la observación de varias cuestiones, entre las que destacan: que la novia utilice un vestido blanco, simbolizando la pureza, el hombre emplee un traje, los padres de ambos ejerzan el rol de padrinos/madrinas del enlace y la pareja intercambie anillos como sello de la unión.

Habitualmente, la novia ingresa a la iglesia de la mano de su padre (padrino) y recorre todo el pasillo hasta el altar donde la espera el novio junto a su madre (madrina).

Antes que se produzca ese intercambio de anillos, el sacerdote que oficia la misa de unión le preguntará tanto al novio como a la novia si lo acepta y con esa aceptación se compromete a respetarlo y a cumplir con su deber tanto en la salud como en la enfermedad, es decir, puesto en palabras más coloquiales, si está dispuesto a hacerlo en las buenas y en las malas, porque como sabemos, los matrimonios pasarán a lo largo de su unión diversos momentos, felices y otros que no lo serán para nada, pero justamente ahí está para la religión el valor, que se sepa acompañar y estar con el otro en los momentos más difíciles.

Debemos destacar que la Iglesia católica se opone al adulterio, a la poligamia y al divorcio, y también ha sentado su oposición a las uniones entre personas del mismo sexo.

 
 
 
Temas en Matrimonio religioso
 

Redes Sociales