Definición de Lengua y de Variante Lingüística

1. La lengua se refiere a un conjunto específico de palabras compuestas de sonidos y combinaciones característicos, utilizadas como instrumento de comunicación oral y/o escrita por una comunidad específica. Cuando es reconocido oficialmente por un país, puede llamarse idioma.

2. Anatomía. Estructura muscular -órgano- altamente sensorial, ubicada en la porción inicial del aparato digestivo, cuya función está conectada al habla, la deglución y el gusto.

3. Por analogía. Término utilizado para nombrar elementos cuya similitud física o funcional puede recordar a una lengua. Ejemplos: A) ‘Lengua de fuego (formas en que las llamas se presentan)’. B) ‘Lengua de agua (modo en que el agua se desplaza en la costa de la playa o río)’.

Etimología: Lengua, por el latín lingua. Por su parte, variante, formado a partir del verbo variar, por el latín variāre, y el sufijo -nte, conforme la construcción deverbal; Lingüística, por el francés linguistique, respecto de linguiste, cuya raíz remonta al latín lingua.
Cat. gramatical: Sustantivo fem.
En sílabas: len-gua / va-rian-te + lin-güís-ti-ca.

Lengua y de Variante Lingüística

Indira Ahmed Fernández | Nov. 2021
Licenciada en Letras Hispánicas

La lengua es el sistema de comunicación empleado por un grupo humano de forma consensuada y estandardizada que representa una parte importante de la cultura de sus hablantes. Aunque para toda la humanidad el lenguaje utilizado para comunicarse es lo mismo, no todos lo empleamos de la misma forma.

Los signos sonoros y gráficos son diferentes de acuerdo con ciertas zonas geográficas y los grupos de personas que los componen. El sistema de signos empleado por el castellano -la lengua española o castellana- para escribir una palabra es diferente al que usa el japonés -la lengua japonesa–, incluso si ambos significan lo mismo.

Es común encontrar una variedad del habla dentro de una misma lengua, sin que este uso cambiar demasiado el idioma oficial o común y es a esto que denominamos variante lingüística. En general se agregan modismos regionales – conocidos como dialecto - o lo que podemos identificar como argot popular, que son términos específicos utilizados por personas del mismo grupo social, como abogados o médicos.

Algunos individuos son capaces de asimilar diversos sistemas de signos, pero se reconoce como lengua materna o nativa a aquella que aprendieron primero, la que es reconocida como suya. Esos individuos se conocen como multilingües y la lengua es empleada como una forma de expandir su cultura y visión del mundo, que hoy se encuentra mucho más globalizada con las posibilidades que brinda Internet. Manuel Seco sostiene que “saber el nombre de una cosa es una manera de conocerla”.

La lingüística es la ciencia que dedica sus estudios e investigaciones al lenguaje, la lengua, las reglas gramaticales y la evolución, sumando y difundiendo conocimientos importantes para las relaciones comunicativas como las vemos hoy. Vale la pena señalar que si bien existen diferentes formas de dividir los estudios de idiomas, como la morfología, sintaxis, fonética, semántica, etc., la forma en que se estructuró cada idioma es tan compleja, con una mezcla de tantos pueblos, que hasta hoy muchos lingüistas discuten hasta qué punto algunas clasificaciones son correctas.

Lengua X Lenguaje

El fenómeno que origina las diversas lenguas y lenguajes es una cuestión compleja para cuyo análisis no alcanza un acercamiento superficial. No obstante, es importante saber diferenciar los dos conceptos, a pesar de ser similares, para interpretar correctamente cada sistema. Mientras que, como se mencionó anteriormente, la lengua se refiere a un conjunto ordenado de signos sonoros y gráficos reunidos en órdenes específicos para formar palabras que se unen respetando ciertas reglas para presentar un significado. El lenguaje es cualquier forma de comunicación que transmite un concepto o una idea -signos, dibujos, sonidos, palabras, etc.- capaz de promover la interacción entre dos o más individuos.

Ahora bien, lo que conocemos como lenguaje no es privativo de los seres humanos, sino que es el medio para que funcione la comunicación también entre los animales. Esto se debe a que tanto unos como otros poseen inteligencia, definida por Seco como la aptitud de entender, dar sentido a las cosas y adaptarse a las situaciones. Pero los seres humanos poseemos algo más: la razón, que consiste en juzgar y decidir. Esto nos hace seres racionales y ha posibilitado que el medio de comunicación que nos caracteriza evolucione tanto.

Históricamente, los estudios se han enfocado en la evolución del lenguaje como medio de expresión y aludiendo a las múltiples formas que toma en diferentes épocas y áreas geográficas.

El uso de señales sonoras como un medio de comunicación en el lenguaje cuentan con formas y extensiones muy variadas. Sin embargo, como estos sonidos por sí mismos no significan nada, el hombre, a lo largo miles de años, fue articulando gradualmente combinaciones características de estos, que hoy llamamos lengua.

Saussure establece en su Curso de Lingüística General que “la lengua no está sujeta directamente al espíritu de los hablantes”, lo cual para él significa que ninguna familia de lenguas pertenece por derecho a un grupo específico. Por ejemplo, el castellano desciende directamente del latín vulgar de finales de la Edad Media y se estandarizó como idioma en España gracias a la gestión de Isabel de Castilla, pero ha evolucionado mucho desde aquella época.

Variante lingüística

Las personas viven en diferentes grupos que con el paso de los años se dividen en nuevos grupos, lo que de manera natural e inconsciente hace que una misma lengua gane variaciones en sus elementos, ya sea en pronunciación, vocabulario, sintaxis o morfología. Esto se debe a que el lenguaje humano es lo suficientemente versátil como para abrazar nuevas palabras, expresiones y sonidos que surgen de la interacción de sus hablantes, por lo que es imposible definir cuál sería el “camino correcto”, ya que todos siguen las reglas necesarias para permitir una comunicación efectiva.

Entre los factores capaces de impulsar dichos cambios, destacamos la ubicación geográfica, la clase social, el nivel de educación, el sexo, la edad y el grado de formalidad requerido por la situación.

Otros factores que también influyen en el uso de una variante u otra son los históricos, el contacto con lenguas indígenas y la migración. Recordemos, por ejemplo, que el español en América tuvo contacto con las lenguas amerindias que eran el medio de comunicación en la zona, y que dejaron huellas más o menos profundas en la unidad lingüística del idioma. Teniendo en cuenta lo expuesto, podemos dividir las variaciones en:

Diastrática o social

Esta variedad afecta a las palabras a nivel morfosintáctico o fonológico como consecuencia del nivel educativo o del contacto directo con un determinado grupo social conocido como argot popular.

Es el habla de las personas más cultas la que hace de la lengua un modelo bastante uniforme, pero en países, regiones o las mismas ciudades, el habla de las personas con menor nivel instructivo es variada. La conclusión al respecto, comenta Seco, es que mientras mayor prevalencia de las variaciones fuera de la norma culta, más predominará la variedad de hablas y con esto se corre mayor riesgo de que se rompa la unidad del idioma.

Diafásica o situacional

Se dan en función de la situación o contexto comunicativo presentado, es decir, varía de la formalidad a la informalidad según las necesidades del interlocutor. Por ejemplo, la forma en que alguien habla con los amigos es informal, mientras que con el jefe se necesita un lenguaje más formal.

Diacrónica o histórica

Esta variación refleja la época en la que vivieron los hablantes, lo que acaba por llevar en desuso a varias palabras o reglas gramaticales. Se Distinguen entre arcaico y moderno.

Diatópica o geográfica

También conocido como dialecto, es la más compleja de las variaciones, ya que representa las diferencias en el habla de los habitantes de diferentes regiones o diferentes países que usan el mismo idioma. Sabemos que, aunque el español se habla en muchas partes del mundo, no habla igual un argentino, que un colombiano, o un mexicano; existen diferencias importantes con la forma de uso de España.

Se considera un sistema de signos, separado de la lengua común, con características en alineación con otros sistemas dialectales y generalmente delimitados a una zona geográfica.

 
 
 
 
Por: Indira Ahmed Fernández. Licenciada en Letras Hispánicas. Cursante de MBA en la Universidad de Guadalajara, México. Desempeño en el ámbito de medios de comunicación y la enseñanza, en las áreas lingüísticas y literaria, además de metodología de la investigación e idiomas. Investigación en lexicología, sociolingüística y teatro.
Art. actualizado: Ago. 2022. Original en: Nov, 2021.
×
 

Referencias

Alvar, Manuel: Hacia los conceptos de lengua, dialecto y habla.

Saussure, Ferdinand de: Curso de Lingüística General.

Seco, Manuel: Gramática esencial de la lengua española.
 
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z