General » Lacayo

Definición de Lacayo

444PX-~1La palabra lacayo permite referir a aquello o aquel que se caracteriza por ser rastrero, vil, despreciable, es decir, alguien que es malo, que engaña a otro en su confianza será considerado como lacayo, asimismo, algo que nos resulta desagradable puede ser designado de ese modo.

Aquel o aquello despreciable

Cabe destacarse que antiguamente la palabra lacayo se empleaba para denominar al criado, mayordomo, empleado, que se ocupaba de acompañar a su amo a pie, en coche o a caballo, según correspondiese.

Criado, mayordomo

Remontándonos a la Edad Media, el lacayo era aquel individuo que se encontraba sometido al señor feudal y debía serle fiel a este en todo momento, a cambio, el señor le otorgaba protección, le proveía de los elementos de trabajo y por supuesto le daba casa y comida.

Sinónimo de esclavo: cuando la voluntad del sometido se anula y se dispone de ella para beneficio personal

Por caso es que también solía y suele usarse este concepto como sinónimo de empleado o de esclavo, porque siempre la palabra ha estado vinculada a la idea de servirle a otro.

Se considera que alguien es esclavo cuando su vida y decisiones no dependen de él sino que es otra persona la que decide lo que hace o dice y que es quien tiene la autoridad y el poder; se trata de una relación en la cual el esclavo es sometido y dominado.

En algunos casos, si no se logra doblegar a la persona puede usarse la violencia para conseguir su sometimiento.

En la esclavitud el hombre no es libre y pasa a ser propiedad de otra persona, que es la que decide su destino y todo cuanto tenga que ver con él, se suprime su yo, su decisión.

El amo es justamente el dueño de su esclavo y le impone su voluntad.

Debemos decir que en la actualidad este escenario se considera absolutamente contrario a los derechos humanos y por supuesto donde se aprecie será condenado por la mayoría de las personas.

Ahora bien, en los tiempos mencionados de la Edad Media y hasta un poco más atrás, en tiempos de romanos y griegos, la esclavitud era una situación corriente y aceptada.

Para los griegos, por ejemplo, si bien se les permitía la realización de diversas actividades no se les reconocían derechos y entonces no podían participar de la vida pública; y para los romanos era común que sometiesen a la esclavitud a sus adversarios capturados en las guerras.

Incluso hasta el tráfico de personas estaba legitimado, especialmente los habitantes negros de África que eran los que más sufrían esta situación.

El esclavo le garantiza al señor o amo una mano de obra permanente a su servicio, y barata claro está, solo debía darle un espacio para que duerma y alimento.

Si bien en el siglo XXI la esclavitud ha sido abolida en todo el planeta prácticamente, sigue ejerciéndose de manera velada e ilegal, por ejemplo a través de la explotación sexual de mujeres y de niños, un flagelo especialmente en países subdesarrollados.

Soldado que acompañaba al caballero en la guerra

En el ámbito militar se le decía lacayo a aquel soldado que iba a pie y armado a través de una ballesta y tenía como misión la de acompañar a un caballero en la guerra.

Personal servil con otro

En nuestros días, también es habitual que usemos la palabra para calificar a aquella persona que se muestra servil por otro, generalmente, cuando un empleado sirve constantemente, a todo momento y en todo lugar a su jefe y jamás lo contradice en nada de lo que este hace, dice o pide, aunque se trate de una locura.

En la política es en donde más asiduamente nos podremos encontrar con este tipo de situación porque son justamente aquellas personas con poder las que se rodean de lacayos para así continuar firmes con su autoridad.

Un asesor, un secretario de estado, un ministro, entre otros, pueden erigirse en lacayos del presidente de una nación y de este modo, apoyando y convalidando cada decisión y palabra logran convertirse en aliados indispensables que a cambio reciben su favor y una gratificación económica por el servicio prestado.

A quienes actúan de este modo no les importa ser sometidos y rebajados a lo más despreciable, por quien adulan, a los más ruines comentarios, porque la idea es que cuanto más se sometan y acaten, más simpatía y favor se ganarán de su jefe.

 
 
Autor: Florencia Ucha | Sitio: Definición ABC | Fecha: septiembre. 2013 | URL: https://www.definicionabc.com/general/lacayo.php
 
Temas en Lacayo
 

Redes Sociales