Definición ABC » Gigoló

+

Definición de Gigoló

La palabra gigoló designa a aquel joven que se prostituye con mujeres mayores que él para obtener beneficios económicos como ser dinero o regalos costosos.

Es decir, el gigoló, también conocido en otras culturas como chapero y taxiboy, es una forma de la prostitución que se caracteriza por varones que prestan servicios sexuales a otros individuos y no unicamente mujeres.

Cabe destacar, que la denominación gigoló procede de Italia.

Si bien la prostitución masculina existe desde tiempos remotos, conocidas son las diferentes referencias que proceden de la Antigua Grecia, con respecto a la prostitución femenina, la masculina ha sido menos estudiada y abordada.

La mayoría de las civilizaciones de la antigüedad presentan evidencias de prostitución masculina, aún más, la mismísima Biblia nos ofrece testimonios acerca de la práctica masculina de vender favores sexuales a cambio de algún beneficio económico. Por ejemplo, en Grecia, los prostitutos o gigolós, eran mayormente esclavos, como consecuencia que quien ejercía la prostitución había perdido los derechos civiles y políticos.
También en el Imperio Romano como en Grecia existieron burdeles masculinos en los cuales se practicaba la prostitución de hombres.

Estados Unidos, por su lado, también ha mostrado a través de los siglos manifestaciones de prostitución masculina. Con el crecimiento urbano y el avance de las comunidades gays, la prostitución en este territorio comenzó a ser más visible en burdeles, baños públicos y bares, en los cuales los hombres que vendían licor eran también solicitados sexualmente, recibiendo comisiones por ello.

En tanto, en la actualidad, la prostitución masculina se caracteriza por su variabilidad y por sus diferencias respecto de la femenina, porque por ejemplo muchos hombres ejercen la prostitución porque no disponen de medios económicos o empleo, aunque, una vez que consiguen un trabajo de inmediato la abandonan, algo que es bastante infrecuente entre las mujeres. En las clases altas, los hombres que ejercen la prostitución lo hacen para obtener ingresos alternativos y por curiosidad.

Internet, bares, bares, clubes, parques, avisos, saunas y clubes de sexo son algunos de los espacios en los cuales se ofrece y demanda hoy prostitución masculina.

Y respecto de los peligros y riesgos de la misma corren los mismos que para la prostitución femenina: violencia, enfermedades de transmisión sexual, vínculos con la mafia y el mundo de las drogas, abusos sexuales, explotación, entre otros.

 
 
 
Temas en Gigoló