Definición ABC » General » Fungibilidad

+

Definición de Fungibilidad

FungibilidadAlgo se considera fungible cuando tiene la característica de consumirse debido a su uso. Así, la fungibilidad de un bien hace referencia al deterioro o desgaste de algo como consecuencia de su utilización. De esta manera, la gasolina, el dinero o los alimentos son claros ejemplos de bienes fungibles, puesto que al hacer uso de ellos desaparecen, se consumen o se transforman. Por el contrario, un bien es no fungible cuando no es posible que se sustituya por otro idéntico o equivalente (un cuadro original, un libro con una dedicatoria y todo aquello que tiene un carácter único e irrepetible). Mientras lo fungible no tiene individualidad (se puede cambiar por algo del mismo género y en la misma cantidad), lo infungible sí tiene una dimensión exclusiva y es imposible intercambiarlo por algo igual.

La idea de fungibilidad implica que hay una relación de equivalencia entre dos cosas distintas pero que tienen idéntico valor y son perfectamente intercambiables entre sí (por ejemplo, un billete de un dólar nuevo vale igual que uno viejo).

Fungibilidad en el ámbito del derecho

En la esfera del derecho civil la naturaleza de los bienes tiene relevancia para determinar el patrimonio de un individuo y las obligaciones que tiene sobre ellos. Desde el punto de vista del derecho un bien es todo aquello que tiene un valor o presenta una utilidad determinada. En consecuencia, hay dos tipos de bienes: aquellos que se consumen y los que no. Los primeros son fungibles y son, por ejemplo, todo aquello que se presta o cede para ser consumido. De esta manera, la posesión de una acción de una entidad, el préstamos de algo a otra persona o una vivienda habitada en condiciones de usufructo son ejemplos concretos de bienes que están sujetos a la fungibilidad.

Fungibilidad del dinero

Fungibilidad2El dinero es un bien que, por definición, tiene un carácter fungible. Si alguien presta a otra persona 100 dólares, no le importa la combinación de billetes a la hora de recibir de nuevo los 100 dólares (cinco de veinte dólares o dos de cincuenta), pues lo único relevante es la devolución de la cantidad de dinero prestado.

El hecho de que el dinero sea fungible lo convierte en un bien singular, pues afecta al conjunto de operaciones económicas: depósitos bancarios, préstamos, planes de ahorro o el simple hecho de comprar algo con dinero. Así, la fungibilidad del dinero tiene consecuencias no solo como un bien que se consume sino igualmente en el ámbito jurídico (son muy diversos los actos jurídicos en los que hay una transacción económica).

La fungibilidad del dinero con respecto a las cosas está en función del valor de mercado que posea una cosa.

 
 
 
Temas en Fungibilidad
 

Redes Sociales