Definición de Formación Académica

La formación académica es la educación impartida en instituciones de enseñanza de nivel universitario o superior —en las cuales se forman profesionales de diversas áreas— y centros de investigación.

Lilén Gomez | Junio 2022
Profesora en Filosofía

Es un apartado importante en el desarrollo individual, respecto de los intereses y aspiraciones que uno tiene, y de acuerdo a las exigencias del mercado laboral. Profesiones específicas no pueden practicarse sin contar con el título universitario correspondiente, aplicado por ejemplo en los ámbitos del Derecho y la Medicina. Por su parte, en casos como el Periodismo o la Programación a nivel informático, si bien la formación académica no necesariamente se torna un requisito, sí funciona como respaldo de los conocimientos que la persona debería ser capaz de articular. El saber incorporado realizado a través de instituciones acreditadas constituye un elemento del curriculum vitae, como instrumento clásico de presentación de la capacidad profesional.

Orígenes de la tradición académica

Los orígenes de la tradición académica se remontan a la Antigüedad, identificándose con la fundación hacia el año 387 a. C. de la Academia de Atenas, por parte del filósofo griego Platón. Originalmente, la Academia fue un espacio dedicado al culto a las musas, de modo que el carácter predominantemente científico y cultural de la institución es un tema de controversia entre distintos autores.

No obstante, el propio Platón en su obra República da cuenta del curriculum de estudios en el que debían formarse los filósofos gobernantes, de manera que los contenidos enseñados en la Academia pueden deducirse potencialmente de allí. Tales contenidos se dirigían al cultivo del intelecto, ya que, por medio de él, nos acercamos al ámbito de la realidad verdadera. Entre ellos, aparecen mencionados la aritmética, la geometría, la estereometría, la armonía y la astronomía; por otra parte, han sobrevivido testimonios que confirman la relevancia que revestían las matemáticas y la astronomía entre las materias desarrolladas en la escuela platónica.

La legislación y la política eran también áreas de interés en la formación académica, en tanto conocimientos esenciales para la dirigencia del estado. Por último, el rasgo característico de la Academia, entre otras formas de enseñanza de la época —como, por ejemplo, las que llevaban adelante los sofistas—, era el estudio de la filosofía y la dialéctica que, desde la perspectiva de Platón, sentaba las bases de todos los saberes.

A través del método dialéctico, heredado de la mayéutica socrática (que hacía “nacer” las ideas a los discípulos, por medio de preguntas y respuestas), los estudiantes debían ejercitar su intelecto para alcanzar la comprensión por su propio esfuerzo.

Tras la muerte de Platón, la Academia sobrevivirá algunos años, atravesando múltiples transformaciones, hasta ser finalmente clausurada por Justiniano, jefe del Imperio Bizantino, en el año 529.

Universidad y academia

La institución universitaria nace hacia el siglo XI, como parte del renacimiento intelectual europeo, alrededor del estudio de la filosofía y la teología. En una primera instancia, la enseñanza superior fue organizada en centros denominados studium generale, es decir, centros de enseñanza que recibían estudiantes de diversas regiones. Así, se conformaron progresivamente comunidades de estudiantes que migraban para realizar sus estudios.

Desde sus inicios, la corporación universitaria pugnaba por su autonomía respecto de las autoridades locales, encontrando apoyo en la institución eclesiástica. La organización de la universidad medieval, así, recibía una fuerte impronta religiosa. Luego de su génesis, las universidades se desarrollaron en diversos sentidos en cada región. Así, para el siglo XIII, comenzaron a establecerse en Europa las primeras facultades especializadas en ramas particulares del saber.

Durante el Medioevo, la universidad tenía por objeto la transmisión de la cultura de la época; más tarde, hacia la modernidad, el esquema medieval de la universidad entrará en crisis, emergiendo un modelo de carácter mayormente científico y profesional. En los inicios del siglo XIX, entonces, se fundaron las primeras universidades bajo control estatal, con un objetivo manifiesto de formación de profesionales y dedicada al avance científico.

Actualidad de la academia

En el contexto del avance del sistema capitalista, desde la modernidad hasta nuestros días, la academia se ha consolidado como parte de un entramado de producción de conocimiento en el cual están involucrados otros actores, a saber, el estado y las empresas. A partir de la profundización de los regímenes neoliberales en las últimas décadas, las universidades públicas han entrado en un período de profunda crisis a causa del desfinanciamiento, particularmente en América Latina.

La imbricación de la academia y el mercado —con un amplio rechazo de los movimientos estudiantiles, por ejemplo, ante medidas como la modificación de los planes de estudios en función de los intereses empresariales— pone en riesgo la capacidad de las universidades para responder a las demandas sociales en contextos de extrema desigualdad. En este sentido, la academia, pensada originalmente como un “templo del saber”, se ha transformado en un campo en disputa, revelando la necesaria vinculación de los conocimientos que allí se producen con los conflictos que atraviesan a la sociedad en su conjunto.

 
 
 
 
Por: Lilén Gomez. Profesora en Filosofía, Universidad de Buenos Aires, Argentina. Desempeño en el ámbito de la docencia y la investigación, en áreas de la Filosofía Contemporánea.
Art. actualizado: Junio 2022; sobre el original de marzo, 2015.
×
 

Referencias

Campos, A. P. V. (2007). Platón y la Academia. In Historia Universal del pensamiento filosófico (pp. 309-389).

Chuaqui, J. (2002). Acerca de la historia de las universidades. Revista chilena de pediatría, 73(6), 583-585.

Galcerán Huguet, M. (2013). Entre la academia y el mercado. Athenea Digital: revista de pensamiento e investigación social, 13(1), 0155-167.
 
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z