General » Enajenación

Definición de Enajenación

El concepto de enajenación dispone de varias referencias que estarán en estrecha vinculación con el contexto en el cual se use el término.

Derecho: transferir un bien de un patrimonio a otro

En el Derecho, la enajenación supone la transferencia de un derecho real desde un patrimonio a otro, es decir, traspasar los derechos o la propiedad de una cosa a otro.

Por ejemplo, cuando alguien le vende una casa a otro estará incurriendo en una enajenación de ese bien.

Este sentido del término no es tan empleado en el lenguaje corriente sino que es más frecuente que nos encontremos con el uso de uno de sus sinónimos, transferencia, para dar cuenta de la acción y el resultado de vender algo.

Lo opuesto a la enajenación en este sentido sería la compra.

Psicología: Ausencia de cordura y de consciencia de la acción que imposible la asunción de su responsabilidad

Por otra parte, en materia de psicología, la enajenación implica la pérdida de la cordura, o sea, la demencia, la locura de alguien.

La enajenación mental consiste en una alteración propia de las facultades psíquicas de una persona que impedirá que la misma disponga de una plena conciencia respecto de sus comportamientos y la imposibilidad de asumir la responsabilidad de los mismos.

A instancias del derecho penal, si se comprobara fehacientemente a través de pericias médicas correspondientes, la enajenación, puede ser causa determinante a la hora de eximir a una persona de su responsabilidad sobre un crimen que se ha probado que cometió, y como consecuencia de ello, la justicia suele dictaminar en tales casos que la persona sea recluida en un instituto psiquiátrico sin tener que cumplir una condena en prisión tal como se prevé normalmente cuando no media esta patología en un criminal.

Ahora bien, esto no lo libera de su accionar y por tanto no podrá salir bajo ningún punto de vista de su internación, excepto que el tribunal que lo juzgó lo decida.

Pueden ser variadas las causas que desencadenen este problema de salud, entre ellos: un traumatismo de cráneo, dependencia y abuso de diversas drogas, alguna situación súper estresante puntual que puede ser el producto de un ritmo de vida y de trabajo excesivo, hecho que resulta ser una constante en la vida de estos tiempos.

En cualquier caso, la idea es siempre preservar la integridad de la persona y de terceros que pueden verse afectados por su accionar, que como hemos visto, no está dentro de los parámetros mentales normales.

Tutor y curatela para representar al enajenado

Quien se halla en esta situación, por ejemplo, no podrá desenvolverse civilmente con la libertad que lo hace cualquier otra persona, aún siendo mayor de edad, dado que se lo considerará no apto y por ello deberá ser guiado por un tutor, que tendrá la misión de examinar cada uno de sus pasos, o en su defecto se determinará la figura de la curatela que implica que la justicia designe un representante legal para dicha persona.

La curatela tendrá por objeto que el curador intervenga en los actos de las personas enajenadas, en tanto, los actos de cualquier tipo que se efectúen sin la intervención de este, cuando así se disponga, se anularán.

Además, en materia penal, no podrá hacérsele cargo al enajenado de nada, porque no es responsable de los actos que comete, como ya señalamos.

Cabe destacarse que la enajenación es una patología mental permanente en quien la padece, es decir, no es que puede desaparecer, el estado de alteración se mantiene permanente y esa es la principal diferencia con l trastorno mental que es transitorio.
A partir del siglo XIX se la reconoce como enfermedad mental.

Entre los sinónimos más populares para esta referencia nos encontramos con el de locura, que también dispone de un uso más extendido que el concepto de enajenación.

Cuando alguien pierde la razón, es más común que digamos que padece de locura.

A la persona que padece esta circunstancia médica se la denomina como enajenado

Mientras tanto, la palabra que se contrapone es la de cordura.

Falta de atención

Por otra parte, la palabra enajenación es muy usada en el lenguaje corriente para indicar la distracción o la falta de atención que presenta un individuo respecto de algo o de alguien.

 
 
Autor: Florencia Ucha | Sitio: Definición ABC | Fecha: junio. 2013 | URL: https://www.definicionabc.com/general/enajenacion.php
 
 

Redes Sociales