General » Denigrante

Definición de Denigrante

La palabra denigrante refiere a aquello que resulta ser ofensivo de decir o hacer en alguna situación y que por caso denigra a algo o a alguien.

Aquello que se dice o hace y que ofende gravemente a otro, normalmente para causarle un daño personal o desprestigio profesional

En tanto, por denigrar se denomina a aquella acción o dicho, especialmente insultante, por el cual se desacredita a una persona o grupo, o sea, se lo desprestigia.

Normalmente, esta acción de manchar y atacar la reputación o la fama que ostenta una persona se lo hace para causarle un daño concreto que lo desacredite en su empleo o ante otras personas, o por otra parte, existen personas que como característica intrínseca de su personalidad gustan de maltratar a otros, a punto tal de justamente denigrarlos hasta hacerlos quedar muy mal ante otros.

Se puede denigrar a alguien con un dicho o también con alguna acción.

La persona a la cual se dirige estos ataques por supuesto que se sentirá ofendida, enojada, triste y despreciada, y es probable que busque una reparación en concepto del agravio sufrido.

Resarcimiento económico, disculpas públicas o rectificación, algunas maneras de resolver conflictos

Esta reparación puede consistir en un pedido de disculpas y listo, es decir, quien denigró le pide disculpas a la persona agraviada y esto repara dicha acción lamentable, o en su defecto también se puede recurrir a la justicia para que sea la que decida la compensación a recibir.

Resulta ser muy común que las personas conocidas o las que no lo son y se sienten agraviadas por algún dicho o acto de otro recurran a la justicia para que interceda y resuelva el conflicto.

La justicia puede determinar un resarcimiento de tipo económico, o una disculpa pública, más la rectificación de lo dicho, dependiendo de la gravedad del caso y los contextos.

Y no podemos soslayar que una tercera reacción muy frecuente también es la de vengarse de aquel que nos ha denigrado, venganza que puede llegar incluso a alcanzar ribetes trágicos si es que se utiliza la violencia contra otro para ejecutarla, por ejemplo alguien que se sintió denigrado por un dicho decide asesinar a la persona que vertió el comentario.

Por otro lado, puede ocurrir que una persona se sienta denigrado por un dicho o acción mientras que de quien sale no haya tenido la intención de molestarlo y ofenderlo, sin embargo, de manera involuntaria lo termina haciendo.

En estos casos, lo mejor es recurrir al diálogo, que quien se sintió ofendido lo haga saber y aquel que no tuvo intención de molestar con sus dichos o acciones, de todas maneras, sepa pedir disculpas si es que molestó a alguien.

Muchas veces lo que para alguien puede ser una broma para otro puede no serlo de ninguna manera, entonces, hay que saber respetar y si a alguien ofendemos pedir disculpas.

Cabe destacarse que el resultado de denigrar a otro es una injuria, una seria ofensa a su honor que puede causarle a la persona problemas psicológicos de difícil resolución y que hasta podrían desembocar en depresión.

Y por otro lado también puede suceder que el agravio perjudique la actividad profesional de la persona a la cual se denigra.

En menor medida, se puede denigrar a otro como consecuencia de una acción no premeditada.

Entre los sinónimos más usados para esta palabra se destaca el de humillante, que precisamente implica una acción que degrada o humilla a otro.

Aún más, el concepto de denigrante se halla en estrecha relación con el de humillación.

La humillación es un daño directo al orgullo del otro, que lo lastima severamente.

Con un ejemplo comprenderemos más todavía el concepto…

Un jefe que constantemente maltrata y denigra a un empleado frente a sus compañeros, acusándolo de hacer siempre mal su trabajo o cualquier actividad que le indica, le estará dando un trato denigrante a su empleado.

Por supuesto que estas acciones son absolutamente condenables desde el punto de vista moral y humano y los individuos que las padezcan deberán darlas a conocer y denunciarlas para poder evitarlas.

También, existen algunos hechos que per se resultan ser denigrantes, como por ejemplo una persona sucia, casi sin ropas, tirada en la calle y pidiendo a los transeúntes que pasan una limosna.

De lo expuesto se desprende que siempre debemos considerar quien está del otro lado cuando opinemos taxativamente sobre algo o alguien, porque podemos estar incurriendo en una ofensa, aunque para nosotros no lo sea.

 
 
Autor: Florencia Ucha | Sitio: Definición ABC | Fecha: mayo. 2013 | URL: https://www.definicionabc.com/general/denigrante.php
 
 

Redes Sociales