Definición de Control de Calidad

El control de calidad es una forma asegurar que un producto o servicio cumpla con las especificaciones de diseño y, en el caso de un producto, cumpla su función. Es decir, es un proceso mediante el cual se verifican normas de diseño, seguridad y aspectos cruciales conforme validar que se cumple con los estándares con los que el bien se está vendiendo, de tal manera de certificar ante cliente y el Estado el mínimo de estándares requerido y proporcionar su satisfacción, si bien esto último se torna una variable subjetiva dependiendo de la expectativa y experiencia de cada uno.

Candela Rocío Barbisan | Dic. 2022
Ingeniera Química

¿Cuál es la importancia del proceso de control de calidad?

En cada paso de la cadena productiva de un bien existen controles de calidad realizados por distintos profesionales y avalados por distintas normas, las cuales pueden ser internas de la empresa o bien externas, a nivel provincial o nacional o inclusive internacional.

Por eso, este proceso debe ir acompañado de distintos aspectos que deben ser estudiados y, a partir de los cuales se generan estimaciones, frecuencias de control, correlaciones y demás.

Ahora bien, la importancia de este paso fundamental en la cadena productiva radica en la posibilidad de evaluar la eficiencia de un sistema, permitiendo identificar cuellos de botella en líneas de producción, procedimientos indebidamente aplicados o inexistentes, padrones por debajo del estándar de la industria, etc. Así mismo, luego de un proceso de control de calidad se obtiene información sobre recursos y formas de obtención, lo cual también da cuenta de la eficacia de la línea.

¿Qué métodos existen para llevar a cabo el control de calidad?

Sin dudas esto dependerá de la estrategia de cada organización y del producto que se está originando. Es decir, no es lo mismo un proceso de gestión de calidad de un bien que de un servicio. En el caso de los servicios, las empresas cuentan con altos estándares en donde, por ejemplo, un informe de consultoría que sea enviado a un cliente no sea revisado menos de “x” cantidad de veces siguiendo ciertas normas. Así mismo, se establecen procedimientos detallados para llevarlos a cabo.

Otro ejemplo claro son las empresas proveedoras de servicios domiciliarios como luz, cable, telefonía. Luego de realizar un arreglo técnico en el domicilio a cargo de un técnico de la empresa, usted suele recibir un llamado para responder una encuesta de satisfacción, esto es, sin más, un claro ejemplo de control de calidad.

Pues bien, en el caso de productos se puede llevar a cabo mediante distintas metodologías, entre las que se destacan: hoja de control y estratificación. La primera de ellas es una planilla en forma de check list en donde el personal designado para la tarea irá verificando cada ítem, pudiendo colocar una cruz de manera rápida sobre la respuesta correcta, identificando categorías tales como “aceptable”, “no aceptable” “aceptable con observaciones” o bien otras opciones que apliquen a cada caso en particular. En este proceso se obtienen datos muy valiosos y es el punto clave para la identificación de fallas, las cuales se reportan al personal o al área indicada.

El segundo método, la “estratificación” como su nombre lo indica, consiste en dividir en “estratos” o segmentos la información e ir obteniéndola y generando un aporte estadístico. Esto nos da una visión más macro de los procesos que son revisados y que pueden ser mejorados.

Existen muchas otras alternativas y metodologías para llevar a cabo el proceso, sin ir más lejos, cada organización diseña sus procedimientos de control de calidad de acuerdo con el producto y las alternativas más sostenibles para maximizar la producción.

Periodicidad

Uno de los aspectos más relevantes del proceso de control de calidad es la periodicidad, es decir, la manera de obtener datos confiables y representativos son los intervalos de frecuencia con los que se lleven a cabo. Y aquí no se puede mencionar un estándar, ya que hay empresas que ciertos productos cuentan con dos o más controles de calidad por día, mientras que otros procesos productivos más extensos o servicios poseen un único control cuando el producto se culmina. Lo que sí se debe asegurar es que la periodicidad sea tal que permita ser sostenible en el tiempo y no se vuelva un control de rutina en el cual se escapen aspectos fundamentales.

Sin embargo, independientemente de la periodicidad con la que se lleve a cabo en cada compañía, hay algo que en todas es un patrón: una ligación íntima con un proceso de mejora continua, es decir, en cada análisis y evaluación de un control de calidad se reevalúan los sistemas y los modos de producción, se busca encontrar puntos de quiebre y retrasos como así también exponer puntos en los que la empresa es más fuerte respecto a su competencia. Por lo cual, la información brindada por esta gestión es un arma para aumentar la productividad, maximizar la eficiencia y mantener un estándar constante en el bien o producto que llega al consumidor final.

 
 
 
 
Por: Candela Rocío Barbisan. Ingeniera Química por la UNMdP, Argentina, trabaja en la gestión de activos e integridad a diversas industrias, principalmente Oil & Gas. Certificada en API 580, Risk Based Inspection, por el American Petroleum Institute. Profesora en la Facultad de Ingeniería en la UNMdP, en las cátedras de Química General I, Laboratorio de Operaciones Unitarias (4º año, Ing. Química) y Laboratorio de Reactores y Control (5º año, Ing. Química).
Trabajo publicado en: Dic., 2022.
X

Barbisan, C. R. (diciembre, 2022). Definición de Control de Calidad. Definición ABC. Desde https://www.definicionabc.com/general/control-de-calidad.php
 
 
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z