General » Condescendencia

Definición de Condescendencia

CondescendenteUna persona es condescendiente cuando acepta de buen grado el criterio de los demás. La condescendencia es una virtud o cualidad humana que, en principio, expresa bondad por parte del que la práctica. Todo comportamiento humano que tenga una connotación referida al bien o al mal se encuentra dentro de la ética, el estudio y análisis de los valores y de la conducta moral de los individuos desde el punto de vista de la racionalidad.

Y en la ética se realiza con mucha frecuencia un análisis de los términos utilizados para describir qué es bueno y por qué lo es. Es lo que seguidamente presentamos en relación a la condescendencia. Querer agradar a las personas que nos rodean es algo positivo. Evidencia una voluntad de entendimiento, un mensaje opuesto a la disputa o el enfrentamiento. En apariencia, la persona condescendiente es alguien que respeta al otro, valora sus ideas y las acepta con facilidad. Este análisis del término es correcto, pero no deja de ser incompleto y algo superficial. La condescendencia tiene un componente de debilidad, al manifestarse sumisión como pauta habitual. Cuando la persona es respetuosa de manera sistemática y se acomoda a los deseos o intenciones de los otros, en realidad manifiesta falta de personalidad, un individuo que dice que sí a sabiendas de que decir que no puede provocar conflicto.

La condescendencia puede ser auténtica o fingida. En el primer caso, es claramente una virtud y si es una conducta fingida estaríamos hablando de una falsedad. En consecuencia, podemos hacernos la siguiente pregunta: cuándo la condescendencia es verdadera y auténtica. Para responder correctamente, la autoridad de Aristóteles es un referente de gran valor. El filósofo griego presenta una idea interesante para evaluar lo adecuado o inadecuado de un comportamiento. Y a este respecto dice que la virtud se encuentra en el término medio. Apliquemos esta fórmula a la condescendencia. Se habla de término medio porque hay dos extremos. Un extremo de la condescendencia ocurriría si de manera sistemática decimos que sí a los demás ( sería una exageración y algo propio de personas pusilánimes ). En el otro extremo estaría la persona no condescendiente, aquella que tiende a decir que no a los otros, ya que no quiere agradarles. Pues bien, el término medio entre ambas actuaciones sería el verdadero sentido de la condescendencia.

En la vida cotidiana a menudo escuchamos la idea de que un individuo tiene el problema que no sabe decir que no. Un buen ejemplo de comportamiento condescendiente y, sin duda, también un ejemplo del problema que hay en la naturaleza del término.

 
 
Autor: Javier Navarro | Sitio: Definición ABC | Fecha: mayo. 2014 | URL: https://www.definicionabc.com/general/condescendencia.php
 
 

Redes Sociales