Definición ABC » General » Atrayente

+

Definición de Atrayente

La palabra atrayente es usada en nuestro idioma para dar cuenta de aquello que resulta atractivo y por caso nos atrae.

Aquello o aquel que nos resulta atractivo

Puede aplicarse tanto a cosas, situaciones, emprendimientos, objetos o personas.

Así es que podremos hablar de un puesto atrayente, de unos ojos atrayentes, o de un hombre atrayente.

Si bien la palabra que nos ocupa dispone de un uso amplio, cabe destacarse que su sinónimo: atractivo, dispone de un uso aún más popular y extendido en nuestro idioma.

Ahora bien, metiéndonos de lleno en la palabra atractivo, la misma implica la acción de atraer, algo así como traer para sí aquello o a aquel se desea tener.

Es dueño de cualidades y condiciones que tuercen la voluntad a favor de ellos

Vale destacarse que aquello o aquel que disponen de atractivo presentan condiciones y además cualidades que harán que el otro no pueda no caer rendido a sus pies.

Aquello que dispone de atractivo es porque reúne las condiciones y las cualidades que nos gustan o gustan a otros y por tanto hace que se incline la voluntad y el deseo hacia él mismo.

Por supuesto que aquello que es atractivo está en estrecha vinculación con la subjetividad de cada cual y asimismo con las expectativas que le genera a cada uno el objeto que sea.

En relación a un proyecto empresarial, el mismo resultará atractivo de emprender si es que a priori demuestra la posibilidad de obtener grandes ganancias.

Así, por ejemplo, aquella persona que gusta de la vida al aire libre considerará atrayente el color verde del pasto, el cantar y el colorido de los pájaros.

Mientras que otro individuo al cual le gustan las artes le resultará atrayente, atractivo, visitar cuanto museo de artes plásticas se cruza.

El peso de la subjetividad para determinar lo atractivo

Por otro lado, en el caso de los individuos, lo atrayente normalmente tiene que ver con las cualidades físicas que presenta una persona o bien los valores morales que manifiesta un individuo.

En este caso también hay predominio de la subjetividad que es la que en definitivas determina lo que será atractivo para uno u otro en función, de claro, sus gustos e inclinaciones.

A una persona que le gustan los hombres altos, le resultarán atractivos todos aquellos hombres que midan más de 1,80 m., y por el contrario no se detendrá a contemplar a uno que mida por debajo de esa medida.

Entonces, lo atrayente está en estrecha sintonía con nuestras preferencias personales.

La influencia de la cultura

Ahora bien, corriéndonos de las subjetividades, normalmente, se asocia lo atrayente a aquellas características y condiciones que son agradables al espíritu, al sentido de la vista, o al del oído, y en especial que a estos últimos dos los cautivan.

Los parámetros de belleza y de lo atractivo muchas veces también están influenciados por la cultura en la cual se manifiestan, o sea, lo que por tradición la sociedad considera como atractivo difícilmente no lo sea para casi todos.

Casi por unanimidad la juventud, la ausencia de defectos físicos, disposición de rasgos armónicos, y por caso, la simetría física están vinculados a lo atractivo.

Pero también hay aspectos de las personas que resultarán también atractivos y que no tienen que ver con lo físico, como por ejemplo lo que se conoce como belleza interior y que está en estrecha relación con el buen espíritu, la inteligencia, la personalidad, la gracia, el encanto, la educación y la honestidad, entre otros.

Es importante que señalemos qué la belleza física que normalmente atrae a la mayoría, llegará un momento que no será tal, porque claro, las personas envejecemos y con ello nuestro cuerpo, haciendo qué esos caracteres físicos que antes destacaban ahora no lo hagan porque también se han deteriorado.

Hay muchas parejas que se unen en un sustento físico únicamente y no está de más decir que estarán destinadas al fracaso por esto que recién mencionábamos, porque cuando ya no se pueda apreciar en ese otro la belleza de antaño, seguramente, el amor desaparecerá.

Es normal que nos enamoremos de lo bello pero también debemos prestar especial atención a cualidades interiores que son las que perduran por siempre y más allá de cualquier cambio físico.

 
 
 
Temas en Atrayente
 

Redes Sociales

  • Facebook
    49017 fans
  • Twitter
    2305
  • Google
    467
  •