Definición de Asfalto

El asfalto es una sustancia natural cuyas propiedades permiten su utilización como compuesto impermeable, adherente y de alto tránsito. Su composición se basa en hidrocarburos y minerales, por eso se conoce como un compuesto derivado de un combustible fósil. Resulta ser, entonces, un combinado que se ha desarrollado para ser utilizado en carreteras, autopistas y demás gracias a su cohesividad entre él y el caucho de los neumáticos.

Candela Rocío Barbisan | Enero 2023
Ingeniera Química

En la naturaleza podremos encontrar asfalto líquido, semisólido o sólido, con una coloración negruzca o inclusive amarronada. Su color es dependiente de la composición del mismo, dependiendo de la cantidad de minerales y proporciones de crudo que se le agreguen y, así mismo, del tipo de crudo que se utilice para originarlo. Dado que una de las maneras de producirlo es a través de un proceso térmico, se emanan humos de asfaltos que pueden causar problemas en la salud si son inhalados.

Propiedades

Como se mencionó anteriormente, el asfalto resulta ser muy ventajoso gracias a su impermeabilidad, esto implica que ni la humedad ni el agua libre penetran en él, haciendo que su vida útil sea muy extensa, de entre 5 a 25 años. Cuando es utilizado para carreteras se denomina pavimento asfáltico y se origina por encapado, de modo que el compuesto toma la forma y se adhiere. A su vez, para fortalecer sus propiedades y hacerlo aún más durarero, hay muchas investigaciones, realizadas y en curso, que mejoran la eficiencia y su vida en servicio, por ejemplo, el agregado de ciertas proporciones de caucho o el riego de ligas. El riego de ligas implica adicionar material asfáltico para mejorar la adhesión y, por ende, sea mucho más resistente.

Otra propiedad muy importante es la reutilización, el asfalto se recicla y por ende, no deja de ser un recurso reutilizable que fomenta la sustentabilidad del planeta. En este sentido, la relación costo – beneficio es favorecedora para ser implementada y por esto su uso está ampliamente difundido. Sumado a lo anterior, el mantenimiento es prácticamente nulo, no requiere costosas actividades de inspección y mantenimiento.

Gracias a sus propiedades, el uso no es únicamente carreteras, sino también se usa en la fabricación del caucho, de techos y de distintos tipos de adhesivos gracias a sus propiedades ligantes.

Fabricación

El pavimento asfáltico tiene distintas formas de fabricación. Una de ellas es a partir de asfalto en desuso, que será reciclado. Por ejemplo, el reciclado en sitio se hace en caliente, aplicando altas temperaturas (150°C aproximadamente) y moldeándolo nuevamente. En cambio, puede ser retirado del lugar y llevado a una planta de procesamiento. A su vez, el reciclado en sitio también puede ser en frío, con la ayuda de emulsiones bituminosas o cemento.

Por otro lado, otra forma de obtenerlo es a partir de los subproductos del craqueo que se lleva a cabo en el procesamiento de crudo, al adicionar a la mezcla arenilla o piedras, se obtiene asfalto. En el caso de que se deseen mejorar determinadas propiedades, se adicionan fibras, polímeros u otro tipo de compuestos.

De aquí viene el nombre de la conocida pomada utilizada para darle color al calzado: “Betún de Judea”, dado que uno de los componentes principales en su composición es el bitumen o betún, fraccionado que se obtiene en el fondo de torre al destilar crudo, es decir, el componente más pesado y menos volátil. Al adicionarle minerales al betún, se obtiene el asfalto.

Riesgos

Como bien se mencionó, la inhalación de humos de asfalto puede causar problemas en el sistema respiratorio de animales y personas. Además, se pueden sentir síntomas de irritación en nariz, garganta, ojos y pulmones, causando a su vez tos continua y/o falta de aire. Continua exposición a los mismos humos puede causar dolor de cabeza, mareos, vómitos o naúseas.

En cambio, el contacto con la piel conlleva otros riesgos, como ser dermatitis y lesiones como acné, hasta inclusive quemaduras de alto grado.

A pesar de que solamente el asfalto oxidado está determinado como carcinógeno, se debe manipular con extremo cuidado y con las protecciones personales correspondientes (guantes, gafas, máscaras, ropa adecuada) ya que sí se han evidenciado casos de cáncer en animales por extractos de algunos tipos de asfaltos. Teniendo en cuenta lo anterior, es de suma importancia protegerse al entrar en contacto con él durante su procesamiento, tratamiento o colocación, en función de los efectos a largo plazo que sí se conocen de su exposición continua: cambios en la pigmentación y bronquitis.

Por último, el asfalto es un derivado de un combustible fósil, por lo tanto, es altamente inflamable.

 
 
 
 
Por: Candela Rocío Barbisan. Ingeniera Química por la UNMdP, Argentina, trabaja en la gestión de activos e integridad a diversas industrias, principalmente Oil & Gas. Certificada en API 580, Risk Based Inspection, por el American Petroleum Institute. Profesora en la Facultad de Ingeniería en la UNMdP, en las cátedras de Química General I, Laboratorio de Operaciones Unitarias (4º año, Ing. Química) y Laboratorio de Reactores y Control (5º año, Ing. Química).
Art. actualizado: Enero 2023; sobre el original de agosto, 2010.
X

Barbisan, C. R. (Enero 2023). Definición de Asfalto. Definición ABC. Desde https://www.definicionabc.com/general/asfalto.php
 
 
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z