Definición ABC » General » Apocado

+

Definición de Apocado

Existen distintas formas de carácter, rasgos de personalidad que muestran una actitud concreta. Una persona apocada muestra una timidez que dificulta algunas de sus rutinas cotidianas.

Una persona apocada intenta pasar desapercibida en los planes de grupo, se comporta como si estuviera en un segundo plano. Se siente incómoda siendo el centro de atención. Además, las personas apocadas también parecen tener poca energía, por ejemplo, muestra una mayor tendencia hacia la tristeza.

Las personas apocadas parece que no tienen vitalidad suficiente para hacer frente con la misma energía a las rutinas cotidianas que aquellas personas que son entusiastas y alegres. Desde el punto de vista del carácter, una persona apocada tiende a no llevar la contraria a los demás, también tiende a evitar las discusiones porque se siente incómoda en este rol.

Personas de baja energía

Los disgustos pesan mucho sobre la espalda de una persona apocada ya que si de por sí este modo de ser muestra una mayor inclinación hacia un carácter menos enérgico, sumando el peso propio de las preocupaciones, la persona puede parecer que se queda sin fuerza.

Este tipo de preocupaciones también causan una gran perturbación de ánimo y angustia. La persona apocada está muy preparada para hacer frente a todas las rutinas diarias, sin embargo, tiene un ritmo distinto al de aquellas personas seguras de sí mismas y extrovertidas. Además, necesitan descansar más porque también gastan una mayor energía.

La tristeza nos hace sentir apáticos

Conviene puntualizar que más allá de los rasgos generales del carácter, todos somos vulnerables y podemos sentirnos apocados cuando estamos tristes y apáticos ya que la tristeza reduce la intensidad vital. Cuando estamos atravesando un mal momento también nos mostramos más apocados.

De hecho, este puede ser un síntoma de malestar anímico que conviene escuchar para poder superar un bache determinado. Cuando una persona sufre por el desempleo de larga duración, por la muerte de un ser querido, una decepción importante o un sueño roto, es normal que se muestre más apocada (más apagada) que en un momento de euforia y de alegría. En este caso, conviene puntualizar que la tristeza nos hace senitr más apáticos y menos entusiastas.

Fotos: iStock - visionchina / Nicolas McComber

 
 
 
Temas en Apocado
 

Redes Sociales