Definición ABC » General » Ambigüedad

+

Definición de Ambigüedad

Por un lado, cuando queremos expresar la alternativa que algo, un dicho, una acción, un comportamiento, entre otras opciones, pueda ser comprendido de diversas maneras o que desencadene diferentes interpretaciones, usamos la palabra ambigüedad para expresar tal situación.

Cuando un dicho genera varias interpretaciones

Su gesto tan adusto al conocer la noticia del inminente casamiento de María, reafirma la ambigüedad de su discurso diciendo que ya no está enamorado de ella.”

Duda que alguien presenta ante un contexto o situación

Y por otra parte, la palabra ambigüedad es usada para referir duda, vacilación e incertidumbre ante algo o alguien. “Con mucha ambigüedad dijo que nos acompañaría al aeropuerto a buscar a su hermano, así que no sabemos si realmente lo hará.”

Entonces, cuando un individuo actúa en los términos expuestos, en los dos sentidos del término ambigüedad, podremos aseverar al respecto que es ambiguo.

Así, por ejemplo, el político que en los discursos públicos afirma su compromiso de lucha a favor de la erradicación de la pobreza y de la creación de políticas que promuevan una mejor calidad de vida para las clases más bajas y olvidadas, pero por otro lado, en su vida personal, se jacta de todas las posesiones materiales que ostenta y procura a como dé lugar aumentarlas, estará siendo claramente ambiguo.

Ambigüedad lingüística: palabra o frase que admite al mismo tiempo más de una interpretación

Y a instancias de la lingüística, también nos encontramos con una referencia para la palabra, ya que la ambigüedad lingüística designa a aquella palabra, frase, o sintagma, que al mismo tiempo admite dos o más usos o interpretaciones.

Por ejemplo, existen algunas palabras, como gato, que admiten varios usos, y entonces no será sino en su justo contexto que se podrá comprender a ciencia cierta su significado, dado que si se la menciona sin la adecuada contextualización podrá dar paso a la ambigüedad.

Porque gato puede referirse al animal doméstico, a la máquina que permite levantar grandes pesos a poca altura, o a aquella mujer de vida fácil que a cambio de favores sexuales recibe dinero o regalos de tipo material.

Lo ideal, en cualquier tipo de interacción con otro u otros, en las que medie el diálogo, es imprescindible que seamos claros si es que queremos ser entendidos o transmitir alguna cuestión sin equívocos, por tanto, es que deberemos utilizar un lenguaje y palabras que no den paso a ninguna duda o vacilación.

Cuando se busca ser ambiguo y porqué…

Ahora bien, en algunos contextos o situaciones puede ser que una persona esté buscando justamente que no la comprendan, por alguna motivación en especial, o porque quiere enviar un mensaje ambiguo para por ejemplo crear expectativa en alguien, o en el público en general.

Entonces en este último caso es que bien vale usar la ambigüedad como herramienta efectiva.

Nuestro interlocutor no sabrá a ciencia cierta las verdaderas intenciones, que es precisamente nuestro objetivo.

Cuando queremos ocultar algún tipo de información sensible, o que es comprometedora en algún aspecto para nosotros o alguien que queremos proteger, usaremos palabras que por caso respondan alguna demanda de respuesta pero que no sean claras ni contundentes para que de esta manera no se revele aquello que queremos que permanezca oculto por x motivo.

Esas motivaciones podrán tener un fin bueno, por ejemplo, que alguien no sufra por algo, o en su defecto tener una finalidad ilegal.

Son muchos los contextos y los campos en los que se suele aplicar la ambigüedad como recurso válido y efectivo a la hora de comunicar mensajes que no dejen trascender toda la verdad sobre el objeto o tema que refieren, la política, el comercio y los negocios, la literatura, especialmente la rama de la poesía, son algunos de ellos.

Inadmisión de la ambigüedad en la ciencia

Mientras tanto, debemos excluir de la ambigüedad a un ámbito como la ciencia en donde la ambigüedad resultará, sin dudas, un escollo y un problema a la hora de la revelación de las investigaciones y de la comunicación de los hallazgos científicos.

Porque las explicaciones científicas de cualquier índole deben ser exactas, claras, y contundentes, sin jamás dejar paso a la duda o incertidumbre.

Todo lo que se explique o se diga desde este sector debe ser validado con una descripción clara, concreta, demostrable y objetiva.

 
 
 
Temas en Ambigüedad
 

Redes Sociales