Definición ABC » General » Adulación

+

Definición de Adulación

AdulaciónLa adulación es una manifestación bastante usual que usamos las personas y que consiste en alabar exageradamente a alguien porque se cree que con ello se obtendrá un beneficio, una ventaja y por supuesto su favor. Decirles que son lindos, exitosos, únicos, inteligentes e incomparables son algunas adulaciones típicas.

En tanto, y para conseguir los propósitos indicados, a la alabanza la precede un estudio pormenorizado de la persona para descubrir justamente sus puntos débiles, los fuertes, lo que le gusta y lo que no. Entonces, en base a todos estos datos que nos proporcionará un perfil ajustado del individuo es que se podrá plantear hacia donde, a qué aspecto dirigir la alabanza, porque se sabe que es en el donde mejor actuará en orden a producir la respuesta que esperamos.

La acción de adular a otra persona muestra el elogio constante que una persona puede ofrecer a otra a través del refuerzo positivo de un piropo o un mensaje bonito. La adulación sincera está acompañada de la admiración sincera que una persona siente por otra.

Pese a que adular signifique decir una palabra bonita a otra mostrando la admiración sincera, lo cierto es que existen personas que se sienten muy incómodas cuando son elogiadas ya que tienden a restar valor a los comentarios positivos del otro. Adular a una persona es un signo de generosidad emocional por parte de aquel que reconoce las virtudes del otro.

Elogios sinceros

Y a su vez, recibir de una forma asertiva la adulación externa también es un signo de autoestima propio de aquel que recibe con gratitud estas palabras de cariño. La adulación puede ser sincera cuando aquella persona que adula a otra es coherente con su verdad interior, por el contrario, una persona también puede fingir un elogio determinado, simplemente, porque quiere quedar bien con esa persona.

La adulación solo es constructiva cuando es totalmente sincera ya que con frecuencia, el lenguaje corporal deleta el engaño de aquel que dice un elogio que no siente de verdad.

Existen personas que tienen especiales dificultades para adular a otra. Las personas soberbias tienden a establecer una relación de superioridad con los demás buscando la propia excelencia. A las personas soberbias les encanta sentirse aduladas pero no adular.

Del mismo modo, las personas envidiosas tamibén tienen muchas dificultades para adular a los otros porque tienden a compararse mucho con los otros. Las personas que sufren envidia se comparan con los amigos y sufren por su propia carencia.

Adular con medida

La adulación sincera fortalece las relaciones personales en el ámbito privado y los vínculos de compañerismo en el trabajo. Sin embargo, es positivo encontrar la medida en la adulación ya que un exceso de elogios también puede resultar artificial incluso cuando se intenta transmitir naturalidad. En cualquier virtud, la verdadera medida reside en el equilibrio.

Adular constantemente a otra persona produce sensación de poco realismo ya que más allá de las virtudes que tenga una persona también tiene debilidades y áreas de mejora. Nadie es perfecto.

El principal problema de la adulación, cuando no es genuina, cuando miente básicamente, es que contribuye a desarrollar en quien se adula una realidad mentirosa que puede llevarlo a no poder ver la realidad tal como es, inclusive cuando la misma no es funcional a él.

 
 
 
Temas en Adulación
 

Redes Sociales