Definición ABC » Economía » OPA

+

Definición de OPA

Las siglas OPA se corresponden con el concepto de oferta pública de acciones. Así, se produce una OPA cuando una empresa planea colocar acciones representativas de su capital al público inversionista.

Tipos de oferta pública de acciones

Una OPA puede ser de varios tipos: oferta pública inicial, primaria, secundaria u obligatoria. Una oferta pública inicial es aquella que realiza una empresa con el fin de obtener capital externo y ésta se lleva a término colocando acciones al público por primera vez. Se habla de una oferta pública primaria cuando una empresa coloca acciones nuevas a las que ya se han emitido previamente y su efecto inmediato para los inversionistas sería una dilución, es decir, los inversionistas tendrán el mismo número de acciones pero serán dueños de un porcentaje menor de la empresa.

Una oferta pública secundaria tiene como propósito transferir acciones que anteriormente fueron colocadas y en este tipo de ofertas un individuo o grupo empresarial ofrece un número elevado de sus títulos al público y éste será quien reciba los flujos de capital por la venta de acciones. Las ofertas públicas obligatorias se producen en aquellas ocasiones en las que una empresa debe obligatoriamente lanzar una OPA sobre ciertos valores.

Las distintas modalidades de OPA tienen como objetivo expandir el poder de una empresa y, paralelamente, diversificar su capital.

OPA hostil

Las OPAS forman parte de la dinámica normal de las finanzas. Cuando se produce una OPA con el consentimiento del comprador y el vendedor se habla de una OPA amistosa, pero cuando no hay consentimiento por parte del vendedor se denomina OPA hostil. Coloquialmente las entidades que intentan adquirir acciones de manera hostil se las llama tiburones financieros.

En cualquier caso, en la OPA hostil se produce una situación paradójica: los accionistas de la empresa que recibe la oferta reciben una cantidad de dinero que supera el valor de sus acciones pero dicha operación no tiene el consentimiento y la aprobación de los responsables de la compañia y por este motivo se considera una acción hostil. La hostilidad de la OPA se basa en la falta de acuerdo previo entre el comprador y el vendedor.

Como norma general, se lanza una OPA hostil cuando una compañía tiene un doble propósito: mejorar si situación económica y, paralelamente, lograr una posición estratégica en el mercado. En algunos casos la entidad receptora (la empresa opada) y la entidad que lanza la OPA forman parte de un mismo grupo empresarial y en este caso la OPA hostil sería una estrategia para incrementar el valor de las acciones en el mercado.

Fotos: Fotolia - Gstudio

 
 
 
Temas en OPA
 

Redes Sociales