Economía » Economía política

Definición de Economía política

Economía política La economía política es una rama de la economía que se centra en el estudio del desarrollo de las relaciones sociales inherentes a la producción, las leyes que rigen a la misma, la distribución de la riqueza, el cambio y el consumo de los bienes en la comunidad, en cada uno de los estadios correspondientes al desarrollo.

Rama de la economía, interdisciplinaria, que estudia el desarrollo de las relaciones sociales implicadas en el proceso de producción y las leyes que la rigen

Se trata de una rama interdisciplinaria, es decir, que interactúa y colabora con otras disciplinas, y como consecuencia que atiende elementos sociológicos y políticos se vuelve más amplia que un análisis simplemente económico.

Se la eleva al carácter de ciencia histórica porque aborda las condiciones y las razones del origen, la evolución, y el cambio que se suceden en las formas sociales de la producción.

Cómo los vaivenes políticos impactan positiva o negativamente

La relación economía-poder político y cómo los vaivenes de esta impactan directamente en la economía de un lugar determinado, para bien o para mal, claro está, es su centro de interés y de análisis.

Así es que durante el siglo XVIII y hasta fin del XIX el concepto de economía política se usó para referirse a lo que en ese tiempo se comprendía como economía, haciendo especial hincapié en la parte normativa.

Ahora bien, hoy cuando se habla de economía política se entiende que nos estamos refiriendo a aquella parte de las ciencias sociales que se ocupa de estudiar las relaciones entre sociedad, mercados, estado y personas, concretamente, se estudia la administración desde el estado considerando los componentes económicos, sociológicos y políticos.

Como consecuencia que la economía política toca los intereses económicos de las personas y la política es que no hay una única economía política.

La sociedad está dividida en diversas clases sociales, muchas de ellas antagónicas, y así es que es imposible que exista una sola economía política para todas las clases que hay: clase alta, burguesía, proletariado.

Las relaciones de producción que se dan entre los hombres se generan en el proceso de producción de los bienes materiales y la economía política se ocupa de estudiar y de determinar las leyes que ocupan el primer lugar en el desarrollo de dichas relaciones que están además en directa asociación con las fuerzas de producción, las cuales, unidas a las relaciones de producción, conforman el modo de producción de una unidad económica social.

El concepto de economía política viene siendo utilizado en la cultura occidental desde el siglo XVII, aunque, con algunas diferencias respecto de la utilización que le atribuimos hoy día.

Evolución del concepto

En los inicios mencionados se lo usó a la hora de abordar el tema de las relaciones de producción que se establecían entre las clases sociales más importantes de aquel entonces: burgueses, proletarios y terratenientes.

En la vereda de enfrente de lo que pregonaba la Fisiocracia, corriente que aseguraba el satisfactorio funcionamiento de la economía si no hay intervención estatal, la economía política promovía la teoría valor-trabajo, como origen de cualquier riqueza, siendo justamente el trabajo la causa real del valor.

Para el siglo XIX el concepto expuesto en el párrafo anterior comenzó a quedar obsoleto especialmente por quienes no querían brindar una posición clasista de la sociedad, y por caso comenzó a sostenerse el concepto de economía simplemente, que traía consigo una visión más matemática.

Mientras tanto, hoy, el concepto que nos ocupa es más bien empleado a la hora de referirse a aquellos trabajos multidisciplinarios y que incluyen a ciencias como la sociología, la política, el derecho y la comunicación, entre otras y que intentan explicar cómo contextos, entornos e instituciones de tipo político inciden en el comportamiento de los mercados económicos.

Las escuelas económicas de economía política se diferencian en función del paradigma que sostienen, por un lado el paradigma de la distribución, tal es el caso del liberalismo, socialismo, anarquismo, comunismo y conservadurismo, porque centran su interés en cómo se tienen que distribuir los costos y los provechos sociales y los costos y ganancias de capital.

Mientras que las que siguen el paradigma de la producción, entre ellas: comunitarismo, individualismo y colectivismo, se interesan en los principios sobre los que la sociedad se inclinará a la hora de determinar qué producir y cómo hacerlo.

 
 
Autor: Florencia Ucha | Sitio: Definición ABC | Fecha: agosto. 2013 | URL: https://www.definicionabc.com/economia/economia-politica.php
 
Temas en Economía política
 

Ahora en Economía

Redes Sociales