Definición ABC » Economía » Contabilidad General

+

Definición de Contabilidad General

Cualquier empresa o entidad necesita incorporar un sistema de contabilidad para llevar todo el control sobre el conjunto de actividades económicas y financieras. En este sentido, todo lo que tenga una dimensión económica en una empresa tiene una repercusión contable.

Ideas y principios básicos de la contabilidad general

La contabilidad informa sobre la situación actual de una empresa, su evolución anual o histórica y las previsiones para el futuro. En otros términos, las empresas se encuentran en permanente transformación y la contabilidad es una herramienta para explicar dicho cambio.

La contabilidad está dirigida a todo aquel que mantenga relaciones comerciales o laborales con la empresa, por ejemplo, a la dirección de la entidad, a los empleados, al estado a través de hacienda y a los proveedores acreedores.

Para que la información que se maneja sea útil es necesario el uso de un sistema unificado, también conocido como plan general de contabilidad. Dicho plan afecta especialmente a las relaciones externas de una entidad, ya que cada empresa tiene una contabilidad interna, también conocida como contabilidad analítica o de costes.

Las principales cuentas de la contabilidad general

De manera sucinta, podríamos decir que hay cuatro grupos generales de cuentas contables:

1) de activo,

2) de pérdidas y ganancias,

3) de pasivo y

4) de patrimonio neto

Entre las que forman el primer grupo, se encuentran las cuentas de activo no corriente, es decir, el conjunto de elementos que una empresa ha comprado y que estarán en la empresa a largo plazo (el principal activo no corriente es el inmovilizado, que puede ser inmaterial como una patente o material como la maquinaria).

También, se encuentran las cuentas de activo corriente, que se refiere a aquello que la empresa ha comprado con el objetivo de venderlo a corto plazo, así como el dinero en efectivo como el que se encuentra depositado en el banco.

Las cuentas de pérdidas y ganancias hacen referencia a los ingresos y gastos en la explotación de una empresa

Entre los gastos hay que incluir los de personal, el alquiler, el impuesto de sociedades, la compra de material, los intereses para afrontar los créditos solicitados a los bancos o el suministro eléctrico. Como es lógico, las ganancias aluden a las ventas de productos o servicios.

Las cuentas de pasivo se refieren al conjunto de deudas que un negocio tiene para poner en marcha nuevos proyectos. Por lo tanto, estas cuentas indican las deudas que se tienen contraídas con otras personas o entidades.

Las cuentas de patrimonio neto hacen referencia al dinero con el cual una empresa ha empezado su actividad económica, así como el dinero que la empresa ha sido capaz de generar por sí misma.

Fotos: Fotolia - 210125 / zix777

 
 
 
Temas en Contabilidad General
 

Redes Sociales

  • Facebook
    49186 fans
  • Twitter
    2291
  • Google
    434
  •