Definición ABC » Sexo Débil

+

Definición de Sexo Débil

La expresión sexo débil se utiliza para mencionar a las mujeres en su conjunto. Se trata de una afirmación claramente machista y que en la actualidad tiende a desaparecer del lenguaje cotidiano.

Una expresión con connotaciones negativas

Al afirmarse que hay un sexo débil se está diciendo de forma implícita que el otro sexo es el fuerte. Este contraste entre ambos sexos ya pone de relieve la discriminación hacia todas las mujeres.

El calificativo débil referido a la mujer tiene varios matices. Por una parte, su debilidad es de tipo físico, pues ciertas actividades requieren de fuerza física y los hombres están fisiológicamente más dotados para algunas tareas en las que es necesario el empleo de la fuerza. Por otro lado, débil no solo indica una carencia física sino también psicológica, ya que históricamente se ha considerado que la mente masculina está más preparada para afrontar situaciones adversas.

En este sentido, no hay que olvidar que todo lo femenino ha sido visto como algo delicado, frágil e inestable. En contraposición, lo masculino se ha valorado como valiente, decidido y fuerte.

El mito del sexo débil

Ciertas ideas y creencias se han extendido a lo largo de la historia como una verdad inmutable. Sin embargo, con el paso del tiempo se ha demostrado que no tienen fundamento. Esto es lo que ha sucedido en relación con la supuesta debilidad del sexo femenino.

Son varias las circunstancias que ponen de relieve esta falsa creencia:

- Desde un punto de vista fisiológico las mujeres están genéticamente preparadas para el parto, un momento en el que es necesario una evidente fortaleza física.

- Durante siglos algunas actividades no eran desempeñadas por mujeres, pues se creía que solo los hombres podían realizarlas. En las últimas décadas se ha demostrado que esta tradición no tenía fundamento y en la actualidad la mujer desempeña todo tipo de trabajos y tareas (hay mujeres boxeadoras, mineras, conductoras, bomberas o policías).

En el lenguaje cotidiano hay muchas palabras y expresiones machistas

Si tomamos como referencia el lenguaje corriente, encontramos numerosos ejemplos que ponen de manifiesto el machismo en la sociedad. La palabra zorro aplicada a un hombre expresa astucia, pero decir que una mujer es una zorra es una forma de llamarla prostituta. Si algo es interesante decimos que es cojonudo, pero si es aburrido se dice que es un coñazo.

Estos dos ejemplos son una pequeña muestra que sirve para recordar la existencia del sexismo en el lenguaje y la consiguiente discriminación de la mujer.

Fotos: Fotolia - pathdoc - juiz

 
 
 
Temas en Sexo Débil