Definición ABC » Derecho » Orfanato

+

Definición de Orfanato

El término orfanato hace referencia a una institución orientada a velar por los niños desfavorecidos. En cuanto al término, proviene del griego orphanos, que literalmente significa privado de padres. En este sentido, esta institución da cobijo y se cuida especialmente de niños huérfanos, pero también de aquellos cuyos padres han perdido la custodia legal sobre su hijo por algún motivo.

En algunos casos los orfanatos, también conocidos como orfelinatos o centros de acogida, los menores se encuentran atendidos en espera de alguna posible adopción por parte de alguna familia. En cualquier caso, cuando los menores alcanzan la mayoría de edad, éstos ya pueden abandonar la institución en la que residen.

Como norma general, los orfanatos suelen ser entidades públicas aunque en algunos casos puede haber una participación de entidades privadas o de instituciones religiosas.

Una aproximación a la situación de los niños huérfanos

La situación de orfandad supone un handicap para cualquier menor. Hay que tener en cuenta que la figura paterna y materna y el ambiente familiar son elementos esenciales en el crecimiento personal y en la educación de cualquier niño.

Con respecto a las causas que originan esta situación, son de distinta naturaleza: abandono de los padres, situaciones de pobreza extrema, rupturas familiares, conflictos armados, enfermedades, etc.

La estancia en un orfanato puede ser provisional o durante un tiempo prolongado. Si el niño huérfano tiene padres, se intenta que el niño y sus progenitores se mantengan en contacto. Si el niño ha sido abandonado por sus padres, se habla de niño expósito. En cualquier caso, la atención de los menores en estas residencias está orientada a su cuidado integral, lo que significa que en estos centros no solamente se acoge a los niños sino que se intenta ofrecerles todo tipo de servicios y cuidados (educación, asistencia médica, un ambiente familiar, etc).

Los niños huérfanos en la ficción

El término orfanato tiene unas lógicas connotaciones negativas. De hecho, que un niño huérfano acabe en este tipo de institución es la consecuencia de alguna situación desgraciada. Sin embargo, la mala imagen de los orfanatos viene dada por la literatura y el cine. Son muchas las historias que se centran en las vidas de niños en estos centros.

En la novela "Jane Eyre" de Charlotte Brontë la protagonista vive un periodo de su infancia en un lúgubre centro para huérfanos. La historia de la novela "Oliver Twist" de Charles Dickens también cuenta el ambiente sórdido y deshumanizado de los orfanatos. Por otra parte, en la literatura universal y en la propia historia se ha tratado profusamente el tema del niño abandonado que finalmente se convierte en un héroe, tal y como ha sucedido con personajes como Moisés, Hércules o Rómulo y Remo.

Fotos: Fotolia - YakobchukOlena / ondrooo

 
 
 
Temas en Orfanato
 

Redes Sociales