Derecho » Libertad de Culto

Qué es Libertad de Culto

También conocida como libertad religiosa, es considerada un derecho fundamental. Consiste en poder elegir cualquier tipo de creencia religiosa, así como la posibilidad de no elegir ninguna y declararse ateo o agnóstico.

Se trata de reconocer que todo individuo debe ser respetado por sus convicciones y prácticas religiosas. Esto implica que nadie debería ser obligado a renunciar a sus creencias, ni ser víctima de algún tipo de coacción al respecto.

La democracia y la libertad de culto

La democracia tal y como la entendemos en la actualidad es una realidad relativamente reciente, pues sus orígenes más cercanos se encuentran en la Revolución Francesa de 1789. Fue precisamente en este contexto histórico cuando se proclamó la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. En dicho texto se hace hincapié en una idea fundamental, la libertad. En este sentido, se entiende por libertad la posibilidad de realizar todo aquello que no perjudique a los demás.

Como es lógico, esta concepción de la libertad se puede proyectar sobre las creencias religiosas.

No respetar las ideas religiosas implicaría oponerse a la libertad de expresión, un aspecto fundamental en cualquier sistema político de carácter democrático. Hay que indicar que la democracia se basa en la igualdad de todos los individuos y, paralelamente, en las ideas de pluralidad y tolerancia. En este sentido, no existiría pluralidad ni tolerancia si unas creencias religiosas no pudieran expresarse públicamente con total libertad.

La libertad de culto es un derecho fundamental que todavía no es una realidad en todo el mundo

En la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, concretamente entre los artículos 18 y 21, se afirma que la religión de un individuo debe respetarse, ya sea en el ámbito privado como en el público. Así mismo, se reconoce el derecho a cambiar de religión.

Durante siglos la Inquisición persiguió a todos aquellos que practicaban sus creencias religiosas opuestas al catolicismo. Quien creía en doctrinas no reconocidas por la Iglesia y las expresaba en privado o en público era considerado un hereje y podía ser juzgado y castigado por ello (la pena habitual por herejía era la excomunión).

El Santo Oficio o Inquisición comenzó su andadura en Europa durante la Edad Media y finalmente llegó a América Latina

Si tomamos como referencia la historia de México, está marcada por las tensas relaciones entre la iglesia y el estado (la Guerra Cristera entre 1926 y 1929 es un claro ejemplo de la lucha de poder entre la religión y la política).

En las democracias occidentales actuales la libertad de culto ha dejado de ser un problema, pues en todos los textos constitucionales se pone de manifiesto la necesidad de respetar cualquier doctrina religiosa. Sin embargo, la represión por motivos religiosos es una realidad en países como Corea del Norte, Pakistán, Somalia, Afganistán, Siria o Sudán.

Se estima que más de 200 millones de cristianos son perseguidos en todo el mundo.

Foto: Fotolia - nikiteev

 
 
Autor: Javier Navarro | Sitio: Definición ABC | Fecha: abril. 2018 | URL: https://www.definicionabc.com/derecho/libertad-culto.php
 
 

Redes Sociales