Definición ABC » Derecho » Ley Orgánica

+

Definición de Ley Orgánica

La Ley Orgánica es aquella ley que se necesita constitucionalmente para poder regular determinadas cuestiones inherentes a la vida de la comunidad en la que se sancionan.

Leyes complementarias de la constitución que regulan derechos y libertades fundamentales y requieren de mayores condiciones para ser sancionadas que una ley ordinaria

Normalmente se ocupan de tratar cuestiones fundamentales como ser las libertades y los derechos con el objetivo de garantizar su cumplimiento por sobre todas las cosas.

O sea, la ley orgánica aparece contenida en la constitución o carta magna de una nación; se trata de leyes complementarias a la constitución nacional.

Cabe destacar que la constitución es la ley suprema que posee un estado.

Una ley, es una norma, una disposición, determinada normalmente por un órgano legislativo o autoridad competente en tal cuestión y que tiene la misión de regular, hacer cumplir, o prohibir alguna materia o situación; cualquier ley implicará el cumplimiento obligatorio por parte de todos los individuos que convivan en la comunidad en la cual la ley se establece, es decir, su inobservancia e incumplimiento será sancionada de acuerdo a lo que la norma legal vigente establezca.

Como consecuencia de la jerarquía que ostentan a nivel legal las leyes orgánicas, y por normalmente tratar situaciones y cuestiones de suma trascendencia para la sociedad, para sancionar una ley de este tipo será precisa la reunión de ciertas condiciones extraordinarias tal es el caso de una mayoría absoluta y cualificada, vale decir, una mayoría que represente más de la mitad de los votos de los integrantes que conforman el órgano en cuestión.

Por lo expuesto es que una vez que la misma es aceptada por la mayoría legislativa será muy difícil su modificación o vuelta atrás, por las cuestiones y razones anteriormente mencionadas.

Asimismo, en lo que respecta a su cumplimiento se dispone de una mayor rigurosidad en la observación y su modificación no resulta ser tan sencilla para un gobierno como sí sucede con la ley ordinaria.

Es normalmente la constitución nacional del país que corresponda la que establece la manera en que las leyes orgánicas deberán legislarse.

Esto establece que la votación para lograr su sanción deberá contar con consideraciones extraordinarias.

En contraposición, las leyes ordinarias no necesitan de ningún tipo de requisito para ser legisladas, solamente basta con lograr la mayoría en la cámaras parlamentarias, para luego ser elevada a consideración del poder ejecutivo.

Estas leyes, orgánicas están siempre vinculadas a temas específicos y muy sensibles para la ciudadanía y por caso es que demandan de ese tratamiento especial que hablábamos.

Este procedimiento tan complejo y especial se impone con el fin de de lograr el mayor consenso posible acerca de las mismas, es decir, dejar de lado cualquier diferencia que pueda mediar entre legisladores de diversos partidos y que prime por sobre todas las cosas la resolución legal de un tema que es importantísimo para la ciudadanía y el país.

Diferencias con las leyes ordinarias

La ley orgánica se distingue de las llamadas leyes ordinarias especialmente porque éstas últimas representan un rango inferior con respecto a la Constitución y disponen de una competencia diferente a la de las leyes orgánicas.

Se suele considerar que las leyes orgánicas disponen de una importancia intermedia en relación a la norma madre como es la constitución nacional, y por debajo de las mencionadas leyes ordinarias.

Ésta consideración está sustentada en el hecho de los requerimientos que exigen las leyes orgánicas para su sanción y promulgación.

El antecedente de este tipo de normativa se encuentra en el Derecho Francés, más precisamente en la Constitución Francesa sancionada en el año 1958, en la cual justamente se indicó por primera vez este nivel intermedio entre la ley orgánica y las leyes ordinarias.

Si bien cada nación dispone de sus particularidades al respecto, generalmente, las leyes orgánicas se hallan en el entremedio de la constitución y la ley ordinaria como dijimos.

Ahora bien, y más allá de las distinciones jerárquicas que podamos hacer de las leyes mencionadas en esta reseña es importante destacar que cualquier ley debe ser respetada y cumplida de manera obligatoria por todos los ciudadanos y por todas las personas que circulen por el territorio en cuestión, y en caso de no hacerlo le cabrán las mismas consecuencias: un castigo ejemplar por quebrar la ley.

 
 
 
Temas en Ley Orgánica
 

Redes Sociales

  • Facebook
    49186 fans
  • Twitter
    2291
  • Google
    434
  •