Definición ABC » Derecho » Derechos del consumidor

+

Definición de Derechos del consumidor

Se entiende por derechos del consumidor al conjunto de normativas y leyes que tienen como objetivo principal asegurar la defensa de cualquier tipo de consumidor ante situaciones en las cuales no se respete su poder o su condición de consumidor.

Conjunto de leyes que protegen a los consumidores de los incumplimientos por parte de los vendedores y prestadores de productos y servicios

Entre los casos más corrientes se destacan la estafa de un producto que se compró y que no cumple con las promesas ofrecidas y promocionadas, o cuando no se respeta el acuerdo o contrato suscripto en la contratación de algún servicio.

En estos casos o más, los consumidores contamos con un cuerpo de leyes que nos protegen y nos avalan para poder realizar los pertinentes reclamos en estos casos y poder ser resarcidos frente al engaño o el incumplimiento.

Las constantes faltas en este sentido han producido una abrumadora cantidad de reclamos

La existencia de este tipo de derechos nace a partir de la extensión del consumo masivo de bienes y servicios y también de la creciente falla en el otorgamiento de esos bienes o servicios en tiempo y forma, tal como fueron contratados.

El conjunto de derechos del consumidor parte de la noción de que, implícita o explícitamente, el consumidor se constituye en tal cuando entabla algún tipo de relación comercial con el vendedor.

Así, aunque no quede registrado por mal uso de las prácticas comerciales, el consumidor pasa a poseer derechos de reclamo, queja y de retribución, reemplazo, reparación, etc. respecto del bien o servicio consumido si el mismo no se atiene a las condiciones establecidas al realizarse la unión comercial.

Mientras muchas empresas e incluso particulares ofrecen servicios y bienes que luego no se atienen a las condiciones ofertadas, el derecho del consumidor será presentar reclamos, quejas o todo tipo de protestas.

Casos comunes en este sentido son la oferta de promociones que no se cumplen, precios que no son reales, productos que no son los exhibidos en folletos o publicidades, productos defectuosos o de segunda línea, reparaciones nulas o mal hechas, etc.

Hacer valer nuestros derechos siempre

Todo este tipo de situaciones están contempladas dentro de lo que se conoce como derecho del consumidor y por lo tanto el mismo puede ejercer diferentes tácticas para que se cumplan sus derechos (que son al mismo tiempo las obligaciones del que oferta un bien o servicio).

Estas tácticas o estrategias pueden ser muy variadas y pueden ir desde una simple queja oral o escrita hasta denuncias más serias en las que será siempre necesario presentar documentos y recibos que acrediten el rol de cada una de las partes involucradas, así como también la falla o el porqué de la insatisfacción del consumidor.

Justamente una de las principales problemáticas a las cuales se enfrentan los consumidores cuando se sienten defraudados por un producto o servicio y quieren reclamarle al vendedor es que no cuentan con una documentación que de fe de la transacción, por ejemplo el comercio no entregó factura ni nada, algo usual en los comercios pequeños y que por supuesto dificultará el reclamo pertinente llegado el caso.

Los organismos de defensa al consumidor deben advertir y aleccionar sobre las trampas más corrientes

Ahora bien, si se cuenta con la factura y demás comprobantes de compra, el consumidor puede tranquilamente hacer sus reclamos ante los entes correspondientes si es que la demanda ante la empresa que le vendió el producto no tuvo una respuesta positiva.

Otra problemática recurrente que se suelen presentar en estas entidades de reclamos son las letras chicas de los contratos que los clientes suscriben cuando contratan un servicio X.

Porque llegado el momento de un problema y se vehiculiza el correspondiente reclamo ante la empresa prestadora descubren que en esas letras pequeñas que no fueron advertidas, se deja constancia que la empresa no se hará cargo de determinadas cuestiones, de presentarse, todas ellas que normalmente deslindan responsabilidades como fallas, o ante la decisión de suspender el servicio por parte del cliente y antes que se cumpla un tiempo dado.

En este sentido es importante que los organismos de defensa de los consumidores aleccionen y adviertan a los clientes para que presten mucha atención en las letras más chicas de estos contratos antes de firmarlos y aceptarlos.

Estas quejas pueden presentarse ante la entidad en cuestión, ante entidades de defensa del consumidor autónomas, ante organismos que se ocupan de este menester y dependen del estado nacional, municipal o provincial, o cuando el caso es más grave, directamente ante la justicia.

 
 
 
Temas en Derechos del consumidor
 

Redes Sociales

  • Facebook
    49115 fans
  • Twitter
    2303
  • Google
    453
  •