Definición ABC » Derecho » Antinomia

+

Definición de Antinomia

El sistema jurídico es amplio y complejo puesto que cada vez es más frecuente desarrollar un amplio universo normativo con el que poder responder ante cualquier posible situación.

Sin embargo, la antinomina muestra cómo dos normas pueden no estar en sintonía cuando el significado de una contradice la aplicación de la otra en un mismo contexto. ¿Por qué se produce esta paradoja?

Contradicción jurídica

Principalmente, porque el derecho es una creación del hombre y, por tanto, tiene limitaciones (el ser humano también se equivoca). Y, también, porque cuanto mayor es el número de principios teóricos para regular situaciones prácticas, mayor es el riesgo de que exista contradicción en algún caso.

En un caso jurídico puede ocurrir que dos leyes distintas puedan ser aplicables, sin embargo, la situación cambia dependiendo de cuál es aquella que prevalece.

Son incongruencias posibles dentro del universo jurídico. Esta realidad se sustenta en el principio de contradicción que concluye que dos normas que tienen una relación de total contradicción entre sí no pueden tener validez al mismo tiempo y en el mismo lugar.

Este concepto es de origen griego. Se compone del prefijo "anti" que desde el punto de vista semántico significa "contra" y "nomos" que significa ley. Este tipo de situación muestra una paradoja que debe resolverse.

Este concepto no solo tiene marco de aplicación en el ámbito del derecho, sino también, en filosofía. Kant es uno de los pensadores que más reflexionó en torno a este término.

Paradoja de la razón

kant piensa que la razón entra en contradicción cuando se hace preguntas que no puede contestarse a sí misma de un modo definitivo al ser cuestiones que trascienden la propia experiencia. Una contradicción irresoluble a la que el autor da el nombre de sofisma.

Esta contradicción de la razón se produce cuando el ser humano quiere conocer lo incondicionado, es decir, aquello que pertenece al universo inteligible de cosas en sí.

En Kant, lo incondicionado se resume en tres conceptos fundamentales: el mundo, yo y Dios. Estas realidades no están sujetas a las condiciones del conocimiento teórico como son la sensación y la sensibiildad propias de la observación de la realidad visible y material.

Por tanto, se produce una paradoja de este tipo cuando el ser humano quiere conocer el noúmeno (aquello que es en sí mismo) como si fuese fenómeno ("el objeto para mí" que está siempre en relación con el sujeto).

El deseo de conocer esas realidades es una ilusión trascendental; un engaño de la razón que produce una especie de espejismo mental.

Foto: Fotolia - drawlab19

 
 
 
Temas en Antinomia
 

Redes Sociales