Definición ABC » Derecho » Amonestación

+

Definición de Amonestación

Una amonestación es un aviso o advertencia dirigida a alguien con la intención de corregir una actuación que se realiza de forma irregular.

Procedimiento general de la amonestación

Dos son los protagonistas implicados: el individuo o la institución que impone la amonestación y la persona amonestada. El primero tiene generalmente una autoridad reconocida y legítima. Por otra parte, la persona que recibe la amonestación ha actuado de manera indebida.

Entre el que sanciona y el sancionado debe existir un reglamento o normativa en el que se especifique qué conductas son censurables, por qué motivo y qué tipo de sanciones hay que aplicar.

Distintos contextos relacionados con la idea de amonestación

En el mundo del deporte existe la figura del juez o árbitro. Su tarea es evidente: que los deportistas desarrollen su actividad respetando unas reglas. Si durante la competición se producen actuaciones indebidas o muy próximas a la sanción, el árbitro puede imponer algún tipo de amonestación, que puede ser una advertencia verbal o una amonestación más explícita (por ejemplo, una tarjeta amarilla en el caso del fútbol).

En el ámbito escolar los estudiantes deben cumplir con unas normas de convivencia. Si se producen conductas inadecuadas, los docentes aplican el régimen disciplinario e imponen algún tipo de amonestación.

En el contexto laboral existen las amonestaciones cuando el trabajador comete alguna falta leve concreta (por ejemplo, un retraso en la hora de entrada o una falta de respeto a un superior). En estos casos el aviso de amonestación puede ser verbal o por escrito. Si se acumulan un número determinado de amonestaciones existe la posibilidad de ser despedido de la actividad laboral.

El respeto a las normas establecidas

En la mayoría de actividades humanas hay algún tipo de norma que sirve como marco de referencia. El código de circulación, el régimen disciplinario de un centro escolar o la normativa laboral son ejemplos claros de normas que deben ser respetadas para el buen funcionamiento de la actividad.

En cualquiera de estas circunstancias, las amonestaciones funcionan como un elemento de coerción y normalmente van acompañadas de multas, sanciones o castigos. El individuo amonestado ha incumplido alguna norma establecida y, en consecuencia, tiene que asumir algún tipo de castigo. Si el mecanismo de las amonestaciones no se aplica adecuadamente, la actividad a realizar se convierte en un caos donde impera la injusticia y el desorden.

Fotos: Fotolia - Ssoil322 / Robert Kneschke

 
 
 
Temas en Amonestación
 

Redes Sociales