¿Cuáles son los tiempos y modos verbales, y cómo se los define?

Modelo constituido por un conjunto de reglas de conjugación que definen las formas de expresar el verbo en función del momento en que el mismo anuncia de la acción, cuyo criterio base actúa a efectos del presente, pasado y futuro, así mismo, el grado de correlación con el momento, clasificado en tiempos simples y compuestos, y la intención (a lo que se identifican los modos indicativo (para transmirir una certeza, afirmación), imperativo (que remite a la idea de orden, lo cual resulta inherente al tiempo presente), y subjuntivo (que denota un estado de duda).

Indira Ahmed Fernández | Ago. 2017
Licenciada en Letras Hispánicas

Durante la comunicación se expresan hechos –reales, imaginarios o deseados– en determinadas situaciones discursivas. Para ello se habla, en sentido general, de acciones presentes (ocurren en este momento), pasadas (ocurridas con anterioridad) o futuras (ocurrirán en algún momento posterior). En la tradición gramatical española resultó un problema fijar el sistema de valores de la conjugación verbal. Este asunto fue resuelto por Andrés Bello, quien dio un orden a la intrincada composición de los tiempos verbales.

Para este orden, Bello consideró que los tiempos verbales son acciones en la línea de tiempo y este último es una realidad objetiva que consiste en un punto instante transitorio (Gramática de la lengua castellana, de Andrés Bello).

En la clasificación de los tiempos verbales, se considera la posibilidad de fechar sucesos con respecto al presente y con relación a otros sucesos ya fechados. Los primeros son tiempos absolutos y los segundos tiempos relativos. Los tiempos absolutos son el presente, el pasado y el futuro. Los tiempos relativos cuentan con diversas nomenclaturas de acuerdo con los autores que los describen y Bello agrega relativos de segundo grado: esos que son relativos a los tiempos relativos.

La cuestión es que en la lengua española existen las conjugaciones, o sea, cada verbo sufre cambios de morfema de acuerdo con la persona gramatical y con el tiempo al que se alude. Además, se pueden distinguir tres modos: el modo indicativo, el modo imperativo y el modo subjuntivo. Cada uno de ellos tiene sus propias desinencias y tiempos determinados para ejercer su función dentro de las frases que forman. Por tanto, los tiempos verbales pertenecen cada uno a un modo y estos son inflexiones del verbo en cuanto provienen de la influencia o régimen de una palabra a la que pueda estar subordinado.

Modo indicativo

En este modo se recogen aquellas formas que pueden ser regidas por los verbos “saber” o “afirmar” no precedidos de negación, puesto que cuando se niega, a menudo se puede cambiar el régimen de la frase subordinante. O sea, en el modo indicativo se contienen todas aquellas expresiones donde se afirma o se sabe con certeza (de forma explícita o implícita) que lo que se dice es cierto o real. Este modo cuenta con tiempos absolutos y con tiempos relativos de los dos grados y son los siguientes (se utiliza la nomenclatura de Andrés Bello):

Tiempos simples, dado que no utilizan ningún verbo auxiliar en su formación.

- El presente es un tiempo absoluto y se refiere al momento del habla.

- El pretérito es un tiempo absoluto y comunica anterioridad al momento del habla.

- El futuro es un tiempo absoluto y se refiere a un momento posterior al momento del habla.

- El copretérito es un tiempo relativo y se refiere a que la situación designada coexiste con otra situación pasada respecto del momento de habla. Tiene dos terminaciones: -aba, -ía.

- El pospretérito es un tiempo relativo, se refiere a que la situación designada por la cláusula es posterior a otra, pasada respecto del momento de habla. Al igual que el tiempo anterior, el pospretérito no ubica la situación designada respecto del momento de habla:

Tiempos compuestos, que usan como auxiliar el verbo “haber”, el cual es el que se conjuga en la forma verbal, dejando en verbo secundario en su forma participio. Todos estos son tiempos relativos, excepto uno, que es relativo de segundo grado.

- Antepresente designa una situación relacionada con algo que coexiste con el momento de habla:

- Antepretérito designa una situación anterior a otra pasada, respecto del momento de habla:

- El antefuturo habla de una situación anterior a otra, posterior al momento de habla:

- Antecopretérito se refiere a una situación anterior al origen del momento del habla:

- El antepospretérito habla de anterior a un punto que es posterior a otro punto anterior al origen

Además, se habla de presente histórico al empleo de formas del presente tanto en narraciones escritas como relatos coloquiales, para aludir a hechos cronológicamente ocurridos en el pasado.

Ejemplos de los tiempos simples y los tiempos compuestos

Tiempos simples

- Presente: hablo, hablas, habla, hablamos, hablan, hablan
- Pretérito: corrí, corriste, corrió, corrimos, corrieron, corrieron
- Futuro: saltaré, saltarás, saltará, saltaremos, saltarán, saltarán
- Copretérito: nadaba, nadabas, nadaba, nadábamos, nadaban, nadaban leía, leías, leía, leíamos, leían, leían.
- Pospretérito: caminaría, caminarías, caminaría, caminaríamos, caminarían, caminarían

Tiempos compuestos
- Antepresente: he hablado, has hablado, ha hablado, hemos hablado, han hablado, han hablado
- Antepretérito: hube corrido, hubiste corrido, hubo corrido, hubimos corrido, hubieron corrido, hubieron corrido
- Antefuturo: habré saltado, habrás saltado, habrá saltado, habremos saltado, habrán saltado, habrán saltado
- Antecopretérito: había nadado, habías nadado, había nadado, habíamos nadado, habían nadado, habían nadado
- Antepospretérito: habría caminado, habrías caminado, habría caminado, habríamos caminado, habrían caminado, habrían caminado

Entre los tiempos verbales del modo indicativo también se pueden considerar aquellos que dan la idea de continuidad, indicando que la acción está ocurriendo en el momento en que se habla (o en un momento anterior, pero de manera continua). Estas formas verbales se forman con el verbo “estar” y el verbo secundaria en su forma gerundio. Ejemplos: ‘Estoy comiendo’, ‘estuve leyendo’, ‘estaré bailando’, etc.

Modo imperativo

El modo imperativo se usa con la intención de ordenar, indicar o solicitar algo a un interlocutor. Es por ello por lo que este modo solo cuenta con un tiempo, el presente (solo se puede pedir algo a alguien en el presente) y usa solo la segunda persona, ya que se dirige directamente al oyente.

Ejemplos: ‘Por favor, apaga la luz’. ‘Abre la puerta’. ‘Ve a la escuela.

Modo subjuntivo

Aparece cuando se denota en la frase incertidumbre o duda y es evidente la influencia de las emociones en el uso de este modo. También se identifica deseo en oraciones y frases que se redactan en modo subjuntivo.

Aquí se encuentran menos tiempos que en el modo indicativo; pero los que existen, mantienen la situación temporal que ya se describió en los tiempos del indicativo.

Ejemplos del modo subjuntivo en los tiempos simples y compuestos

Tiempos simples
- Presente: hable, hables, hable, hablemos, hablen, hablen
- Pretérito: corriera o corriese, corrieras, corrieras, corriéramos, corrieran, corrieran
- Futuro: saltare, saltares, saltare, saltáremos, saltaran, saltaran

Tiempos compuestos
- Antepresente: haya hablado, hayas hablado, haya hablado, hayamos hablado, hayan hablado, hayan hablado
- Antepretérito: hubiera corrido, hubieras corrido, hubiera corrido, hubiéramos corrido, hubieran corrido, hubieran corrido
- Antefuturo: hubiere saltado, hubieres saltado, hubiere saltado, hubiéremos saltado, hubieren saltado, hubieren saltado

 
 
 
 
Por: Indira Ahmed Fernández. Licenciada en Letras Hispánicas. Cursante de MBA en la Universidad de Guadalajara, México. Desempeño en el ámbito de medios de comunicación y la enseñanza, en las áreas lingüísticas y literaria, además de metodología de la investigación e idiomas. Investigación en lexicología, sociolingüística y teatro. Ago., 2017.
×
 

Referencias

Alarcos Llorach, E. Gramática de la lengua española.

Bello, A.: Gramática de la lengua castellana.

Soto, G.: Los tiempos de la conjugación castellana: vigencia de la propuesta de Bello.
 
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z