Definición ABC » Comunicación » Permisividad

+

Definición de Permisividad

permisividadLa permisividad muestra un estilo de educación que pueden asumir los padres y que es poco positivo desde el punto de vista pedagógico. La permisividad muestra la actitud de consentir en exceso a los niños al tener en cuenta sus caprichos.

Analizando la educación permisiva

Una educación permisiva es ajena a la importancia del cumplimiento de unas normas y al valor que tienen los padres para cultivar su autoridad frente a los hijos a través de una actitud firme en ciertos momentos y flexible en otros. No es que la flexibilidad sea negativa en sí misma por los resultados que produce sino que se vuelve tóxica cuando se convierte en el estilo dominante en la comunicación.

Los niños pronto descubren si sus padres son permisivos que pueden conseguir todo aquello que se propongan con una rabieta, el chantaje emocional o la insistencia.

Ausencia de asertividad

La permisividad está vinculada con otras actitudes que también restan potencial al niño: la sobreprotección. La permisividad es la actitud que muestra una tolerancia exagerada hacia ciertos ámbitos.

En el contexto de una educación permisiva también falla un principio muy importante de la pedagogía asertiva: aprender a decir no. Es muy importante que los padres pongan límites a sus hijos a través de la firmeza de la palabra no. De lo contrario, los niños adquieren una noción del mundo y de la vida distorsionados ya que un niño que no ha desarrollado su capacidad hacia la tolerancia en la niñez, llegará a la adolescencia y descubrirá por sí mismo los límites que se encuentra en el camino.

Mimar al niño en exceso

PermisividadY entonces, se dará cuenta de que no ha desarrollado los recursos adecuados para hacer frente a este tipo de situaciones. La permisividad es negativa para los niños precisamente porque impide a los niños entrenar habilidades emocionales importantes como la frustración del no cumplimiento de un deseo. Una educación permisiva también implica mimar al niño en exceso y darle muchos caprichos.

En este tipo de educación es posible cometer errores pedagógicos. Por ejemplo, poner al niño un castigo que luego no cumple. De este modo, el niño recibe mensajes contradictorios que no le ayudan a diferenciar entre aquello que es correcto y aquello que no lo es.

 
 
 
Temas en Permisividad
 

Redes Sociales