Definición ABC » Comunicación » Microinfluencer

+

Definición de Microinfluencer

Actualmente, las redes sociales han transformado el marketing y la publicidad. Los influencers son aquellas personas que tienen miles de seguidores en Instagram, y gracias a esta proyección en torno a la propia comunidad de Instagram o Youtube, hacen publicidad de productos.

Sin embargo, cada vez más empresas consideran que la repercusión de una campaña no es proporcional al número de seguidores que tiene una persona.

Características de estos emergentes profesionales

Esta es una de las razones por las que las empresas buscan la colaboración de microinfluencers. Son profesionales que no tienen tanto seguimiento como los influencers pero sí tienen una proyección importante. Y su público es más especializado. Es decir, en este tipo de marketing se prioriza la calidad de los contactos, por encima del número específico.

Estas personalidades pueden tener entre 1.000 y 100.000 fans, sin embargo, se trata de un público constante que sigue a esa persona por su autoridad. Es decir, es un líder en su sector, un referente de opinión. Y este es un valor muy importante para las marcas.

Este mercado ha dado lugar a nuevas formas de negocio. Por ejemplo, existen empresas que ponen en conexión a microinfluencers con anunciantes que llevan a cabo distintas campañas de publicidad. De este modo, la empresa puede elegir al profesional que mejor se ajusta a su perfil.

Uno de los puntos negativos de este tipo de publicidad es que puede resultar invasiva para el espectador, especialmente, cuando cada vez es más habitual. Y los seguidores pueden llegar a dudar de la objetividad de una opinión, cuando se trata de un post patrocinado en un blog.

Marca personal

Sin embargo, el microinfluencer sí puede estar por encima de esta desconfianza puesto que su trabajo ha dado lugar a una imagen de solvencia profesional. Además, está comprendido entre sus tareas, la de seleccionar con mimo las campañas a las que presta su imagen.

Porque es consciente de que en cada recomendación que hace, está en juego su propia credibilidad. Por tanto, debe mostrar una coherencia. Esto le lleva a rechazar distintas propuestas. Y a no elegir las colaboraciones, únicamente, pensando en lo económico.

Pero además, los contenidos patrocinados deben estar integrados en otros muchos que no lo están. Es decir, el microinfluencer deja de serlo cuando su blog se convierte en una valla de publicidad.

Fotos: Fotolia - Elnur / Jessmine

 
 
 
Temas en Microinfluencer
 

Redes Sociales

  • Facebook
    49208 fans
  • Twitter
    2290
  • Google
    439
  •