Definición de Lenguaje Corporal

1. Forma de expresión no verbal compuesta por señales (movimientos con el cuerpo y el rostro) normalmente realizado inconscientemente durante una conversación y que forman parte del proceso de comunicación.

2. Área estudiada y practicada en el marco de las artes visuales, en asociación con la danza y la personificación escénica.

3. Movimientos utilizados para la comunicación entre animales.

Etimología: Lenguaje, por el occitano lenguatge. + Corporal, por el latín corporālis, respecto de corpus, que remite a ‘cuerpo’ aplicado en el sentido del organismo como de orden estructural funcional, y el sufijo -ālis, de -al, en propiedad de pertenencia.

Cat. gramatical: Sustantivo masc.
En sílabas: len-gua-je + cor-po-ral.

Lenguaje Corporal

Indira Ahmed Fernández | Julio 2022
Licenciada en Letras Hispánicas

Lenguaje CorporalLa manifestación exclusiva del lenguaje corporal en la comunicación oral se debe al hecho de que en mensajes escritos es imposible saber la intención del autor a través de las señales de su cuerpo: este no puede percibirse. Los mensajes escritos manifiestan la intención a través de construcciones discursivas predeterminadas, mientras que a un orador directo se le puede observar, se pueden ver todas las manifestaciones que acompañan su discurso.

El lenguaje es el vehículo de la comunicación humana. Por ello, su primera función es comunicar, que un mensaje emitido sea comprendido de forma efectiva por un receptor. El lenguaje, como medio de comunicación existe entre todos los seres vivos, de todas las especies; sin embargo, el lenguaje articulado es privativo de los seres humanos ya que fueron estos quienes desarrollaron el habla para convertir el lenguaje en un medio de comunicación más efectivo.

Entre los seres humanos, además de las palabras y frases que conforman un mensaje claro y directo, existen ciertos signos que acompañan a la comunicación. No se trata de la lengua de señas: este es un lenguaje desarrollado para que puedan comunicarse, entre sí y con quienes los rodean, las personas sordas, hipoacúsicas o mudas, y constituye una lengua en sí misma. Se trata de gestos, faciales o corporales, que acompañan y enfatizan el mensaje que se transmite. Esto es el lenguaje corporal y se manifiesta solamente en la comunicación oral.

Oralidad

La lengua oral usa como canal el sistema oral-auditivo, pero también el visual para su manifestación. Este último canal está ligado al lenguaje no verbal, otra de las formas en que se conoce el lenguaje corporal (aunque el primero engloba todo aquello que no se dice con palabras).

La tradición oral surge antes que la tradición escrita, ya que el lenguaje articulado encontró su camino en la comunicación humana. Oralmente, la comunicación es más expresiva, puesto que puede servirse de elementos extraverbales y expresar mayor cantidad de significado con menor número de unidades lingüísticas.

Para que ocurra este tipo de comunicación debe existir una competencia en cuanto al canal que se usa, en este caso el idioma, que debe ser hablado y comprendido tanto por el emisor como por el receptor. Además, deben existir al menos dos personas.

En resumen, la oralidad cuenta con determinadas características que deben estar presentes para que haya una comunicación efectiva:

- Por lo general se produce en presencia de los interlocutores, aunque en las actuales condiciones tecnológicas esto puede suceder de forma remota.

- Existe contacto físico, lo que propicia que los estímulos y respuestas se den de manera inmediata.

- Al estar presentes los interlocutores, pueden darse interrupciones; pero con pocas palabras es posible entender el mensaje que se expresa. Esto se conoce como economía sintáctica.

- El mensaje suele estar acompañado de elementos no verbales (lenguaje corporal) que completan lo no dicho. El propio receptor completa lo que se sobreentiende.

- Abundan las repeticiones y recurrencias, se usan interjecciones y exclamaciones relacionadas con la proximidad.

- Cada hablante recrea la lengua de manera personal, de acuerdo con la procedencia geográfica y otras diferencias sociales.

- Es universal y se aprende por imitación.

- Ausencia de planificación, dada la inmediatez de la transmisión del mensaje.

Áreas que estudian el lenguaje corporal

Dentro de la lingüística y para los fines útiles del análisis de este lenguaje, algunas áreas se ocupan específicamente de ello. Estas áreas son la paralingüística, la quinésica, la proxémica y la cronémica.

La paralingüística estudia las variaciones no lingüísticas del lenguaje corporal, estas son las cualidades físicas del sonido y los modificadores fónicos. Por ejemplo, expresiones como “sí, claro” pueden comunicar acuerdo, desacuerdo, desilusión, agrado, desagrado o esperanza, dependiendo del tono en que sean pronunciadas. En este grupo entran también expresiones regionales del habla popular que pueden solamente ser comprendidas con el contexto y el tono de emisión.

La quinésica se ocupa de la comunicación no verbal expresada por el cuerpo. En esta área entran los gestos, las posturas y las micro expresiones faciales.

La proxémica es el uso que hacen los hablantes de su espacio físico y el contacto con el resto de los interlocutores. En la forma en que se usa el espacio pueden manifestarse hábitos de creencia y comportamiento. El concepto que se aplica es diferente en cada cultura por lo que la distancia entre las personas varía en algunas regiones. Por ejemplo, la comunidad latina tiene la fama de ser más “cálida”, se usar el espacio física de forma más estrecha, de ser más intimista. Mientras los europeos tienden a ser más “fríos”, o sea más distantes en cuanto al espacio personal empleado en la comunicación.

La cronémica comprende el valor social que uno tiene respecto del manejo del tiempo y las interacciones sociales a partir de este eje, de modo que surgen aspectos de comportamiento, por ejemplo, en cuanto ser puntual o atrasado. De este modo cobran sentido expresiones como “puntualidad inglesa”, implicando que los ingleses tienen un alto valor por presentarse a tiempo.

Implicaciones del lenguaje corporal

Los signos no verbales que componen el lenguaje corporal van generalmente acompañados de signos verbales. Estos suelen componerse de gestos, miradas, posturas, etc., que complementan el mensaje que se transmite y que puede dar indicios al receptor. Estas señales pueden estar relacionadas con la actitud hacia el tema, el conocimiento de este, el estado de ánimo del hablante y su disposición en el momento.

Este código puede ser usado por el hablante de forma consciente o inconsciente, y también puede ser recibido de la misma forma: aunque el emisor no sé dé cuenta de su empleo, el receptor captará el sentido de estos actos.

Algunos ejemplos son el cambio de postura cuando se quiere tomar la palabra, el distanciamiento si alguien no es del agrado de la persona, desvío de la mirada cuando hay falta de interés en el tema, aspiraciones o sonidos alargados.

Ejemplos y connotaciones en la práctica del lenguaje corporal

- Contacto visual: puede tener una lectura positiva o negativa. Si es prolongado puede significar que el interlocutor miente, por lo que pretende alargar el contacto sin pestañear para no ser descubierto. Por otra parte, si es corto e intermitente, puede significar nerviosismo o búsqueda de rutas de escape y distracción. En este sentido, ver a los costados casi siempre tiene una lectura negativa, puesto que puede leerse desinterés.

- Tocarse la nariz: generalmente se toma como que la persona miente, pero también puede significar enfado o molestia.

- El tono y volumen de la voz: puede tener varios significados y puede saberse casi con certeza si la persona está triste, alegre, sorprendida, confiada.

- La risa: si en un grupo de interlocutores se da una risa conjunta, significa casi siempre que existe interés en el tema, que hay confianza y entendimiento mutuo. Por otra parte, si se detecta una sonrisa falsa (sin participación de los ojos), esto significa desinterés o desconocimiento, nerviosismo o mentira.

- Cabeza alta y barbilla adelante: significa que el hablante se siente en una posición de poder, donde expresa agresividad y seguridad.

- Brazos cruzados: esta postura suele indicar rechazo o desacuerdo. Es una posición mayormente defensiva, pero debe considerarse el contexto puesto que también puede significar que la persona tiene frío.

Estos son algunos de los mensajes que puede transmitirnos el lenguaje corporal de una persona y descifrarlos es de mucha utilidad para los sistemas de seguridad, el sistema judicial, los negocios y en tratamientos psicológicos. Pero es importante tener en cuenta que este análisis no es infalible y que debe tenerse en cuenta siempre el contexto en el cual se desarrolla la conversación.

 
 
 
 
Por: Indira Ahmed Fernández. Licenciada en Letras Hispánicas. Cursante de MBA en la Universidad de Guadalajara, México. Desempeño en el ámbito de medios de comunicación y la enseñanza, en las áreas lingüísticas y literaria, además de metodología de la investigación e idiomas. Investigación en lexicología, sociolingüística y teatro.
Art. actualizado: Julio 2022; sobre el original de diciembre, 2013.
X

Ahmed Fernández, I. (Julio 2022). Definición de Lenguaje Corporal. Definición ABC. Desde https://www.definicionabc.com/comunicacion/lenguaje-corporal.php
 

Referencias

Domínguez García, I. y Sevillano Hernández, T.: Lenguaje y comunicación.

Beltrán Núñez, F.: Desarrollo de la competencia comunicativa.

Calsamiglia, H.: Las cosas del decir.

Cassany, D.: Tras las líneas.

Kristeva, J. et.al.: La travesía de los signos.
 

Ahora en Comunicación

 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z