Definición ABC » Comunicación » Escritor Fantasma

+

Definición de Escritor Fantasma

Muchas personas sueñan con trabajar en el ámbito de las letras pero está claro que llegar a ser un escritor de éxito, es un reto al alcance de muy pocos. El sector de la redacción es tan complejo que incluso, algunos autores renuncian a la propia autoría de sus obras trabajando como escritores fantasma.

Implica que realizan su trabajo para un cliente, publican un libro, un artículo o discurso, sin embargo, el resultado final del proyecto estará presentado por otra persona

Por tanto, el escritor fantasma renuncia a cualquier tipo de brillo profesional porque realiza su labor en la sombra. Eso sí, recibe su compensación económica, su tarifa correspondiente por la realización del proyecto. Sin embargo, para un escritor es tan importante la creatividad, que renunciar a la autoría de sus obras supone más de lo que parece a simple vista. Por ejemplo, el escritor en negro no puede sumar a su portafolio de referencias muchos de los proyectos que ha realizado puesto que, renuncia a los derechos de autor.

Trabajar como escritor

¿Qué es lo que motiva a una persona para trabajar como escritor fantasma? El deseo de trabajar como escritor, es decir, poder realizar la vocación incluso, aunque sea desde el anonimato.

¿Y quién contrata los servicios de un escritor fantasma? Una persona que tiene tantas ocupaciones que contrata los servicios en exclusiva de un autor especializado que se ocupe del encargo. Las condiciones entre el cliente y el escritor fantasma quedan claras desde el principio.

Un escritor fantasma tiene la capacidad de materializar un proyecto sobre el papel y darle forma. Por tanto, ofrece soluciones a medida de cada proyecto.

El fenómeno del escritor fantasma también ha evolucionado con las nuevas tecnologías puesto que este concepto también puede aplicarse a redactores de blogs que escriben artículos para empresas pero cediendo todos sus derechos de autor.

Renunciar a los derechos de autor

Ser escritor fantasma aporta la satisfacción de tener trabajo en el ámbito de las letras llegando a convertir esta función en una profesión. Sin embargo, la verdadera satisfacción de un autor es que su nombre se conozca. Especialmente, en aquellos proyectos que conectan de forma directa con el área de especialización en la que el escritor quiere posicionarse como un experto. Por esta razón, es positivo tener, al menos, un blog personal en el que compartir trabajos propios.

Fotos: Fotolia - vadiml / jackfrog

 
 
 
Temas en Escritor Fantasma
 

Redes Sociales