Definición ABC » Comunicación » Disenso

+

Definición de Disenso

La palabra disenso refiere el desacuerdo, la desavenencia, entre dos o más personas acerca de una cuestión en particular.

Desacuerdo entre dos o más personas acerca de un tema o como resolver un problema

Es decir, el disenso es la falta de acuerdo sobre algo.

El disenso es un estado de cosas muy corriente en las sociedades democráticas en las que predomina la libertad de expresión, y por caso, cada individuo puede expresar de manera libre lo que piensa acerca de un tema, así no disponga del mismo punto de vista que ostenta la autoridad vigente.

Ahora bien, justamente en las sociedades autoritarias se buscará como sea hacer desaparecer el disenso.

Las metodologías para hacerlo casi siempre hacen uso de la violencia extrema, de las persecuciones, y el encarcelamiento, entre otras acciones.

Un medio para conocer algo profundamente

Por otra parte, al disenso se lo suele considerar en muchos contextos como mucho más que las diferencias que una persona puede tener con otras respecto de la solución de un tema, sino que el mismo puede tomarse como el medio para lograr un conocimiento pleno sobre una temática.

Esto es así porque muchas veces las posturas o visiones contrapuestas generan que se evidencien los puntos a favor y en contra de cada una y en ese abordaje se logra un punto de vista mejorado que incluye lo mejor de las dos alternativas que se oponían.

El debate, un principio de acuerdo

Generalmente, a instancias del disenso, para solucionarlo y subsanar las diferencias lo que se suele proponer es la realización de un debate, de una discusión entre los implicados y que tendrá la misión de llevar a que éstos intercambien los diferentes puntos de vista que presentan y si es posible llegar a un acuerdo sobre la cuestión.

El debate es una de las técnicas de la comunicación oral más usadas a la hora de enfrentar las propuestas antagónicas sobre una problemática.

En la mayoría de los mismos, además de los individuos que disienten, se presenta un moderador, que es quien tendrá la responsabilidad de dirigir el debate, ordenando las exposiciones y permitiéndole a cada uno que presente de manera ordenada su punto de vista.

El concepto que se contrapone al de disenso es el de consenso, que es por el contrario, el acuerdo de todas las personas que componen una organización, entidad, entre otros, en torno a un tema de interés para el grupo.

Puede suceder que algunas agrupaciones, por caso las políticas, se encuentren alineadas tras una ideología, pero, en relación a diversos temas, sus integrantes, cada uno con experiencias y subjetividades, no estén totalmente de acuerdo en cómo solucionar determinados conflictos.

Aquí es donde aparece normalmente el disenso y es imprescindible que de inmediato se busque la manera de paliarlo, a través del debate y la discusión para así evitar que los desacuerdos terminen atentando contra la unión inicial del grupo.

Cabe destacarse que muchas veces del disenso se puede llegar al consenso sobre un tema y esto justamente es posible a partir de las discusiones y los debates.

Por ejemplo, la solución de una problemática que divide las opiniones de una comunidad, y como tal genera disenso, puede ser superada a partir de la discusión tranquila, y aunque las diversas partes en contraposición no lleguen a modificar sus posturas lo que sí pueden hacer es llegar a un consenso para resolver la misma de la mejor manera posible.

Anima el desarrollo, el diálogo y la tolerancia

El disenso es sumamente positivo para el desarrollo y crecimiento de una comunidad si es que se decide encararlo a partir del debate de ideas y de la búsqueda de consensos.

Y también lo es, porqué siempre, el disenso anima al diálogo, y como sabemos, no hay nada mejor que hablar y discutir de manera tranquila y abierta las cuestiones en las que no estamos de acuerdo.

Por lo expuesto es que el disenso debe ser considerado como una cuestión indispensable y natural de sucederse en una sociedad madura, tolerante ante las diferencias y en la que prima por sobre todas las cosas la libertad de expresión de todos, sin límites ni diferenciación alguna por ninguna razón.

Ahora bien, esta libertad siempre debe atenerse y limitarse únicamente en el respeto al prójimo y la convivencia armónica, es decir, no se puede atentar contra estos diciendo sin precauciones cualquier cosa que perjudique a los otros, este debe ser el límite básico.

 
 
 
Temas en Disenso
 

Redes Sociales