Definición ABC » Comunicación » Autenticidad

+

Definición de Autenticidad

AutenticidadSe dice que algo tiene autenticidad cuando es verdadero y hay pruebas de ello. La idea de autenticidad se opone a otra, falsedad. Estos dos conceptos antagónicos se utilizan para delimitar o clasificar algo, pues no siempre es evidente que un objeto sea de verdad o se trata de una versión falsificada. Así, una obra de arte puede ser falsa o auténtica y solamente un experto es capaz de atestiguarlo.

Autenticidad en los productos

Entre los productos que consumimos hay algunos que son falsificaciones. Para evitar el comercio de productos falsificados se han puesto en marcha estrategias para garantizar la veracidad de aquellos que son genuinos y, por lo tanto, auténticos. Los certificados o sellos de calidad representan una forma para que los consumidores no sean engañados y tengan plenas garantías de que los productos adquiridos no son versiones falsas o manipuladas.

El mercado de productos falsos es amplísimo (obras de arte, imitaciones de marcas comerciales, falsificación de moneda, entre otros muchos ámbitos).

Autenticidad personal

La hipocresía, la falsedad o la mentira son comunes entre los humanos. En contraposición, se considera que alguien tiene autenticidad cuando no finge, no engaña y se presenta tal y como es en realidad.

Las personas auténticas se muestran a los demás en su verdadera dimensión personal, sin dobleces ni estrategias, diciendo la verdad aunque no sean comprendidas.

Autenticidad2Alguien es auténtico cuando no le importa la opinión de las demás y quiere ser fiel a sí mismo. Esta actitud es loable pero no está exenta de un posible rechazo social, ya que ser fiel a unos principios y valores supone posibles enfrentamientos con algún sector de la sociedad.

Ser auténtico es una aspiración personal y la mayoría de individuos tiene una opinión favorable en relación con su grado de autenticidad. Sin embargo, las distintas formas de manipulación son consideradas útiles socialmente y, en consecuencia, las actitudes sinceras y honradas resultan en ocasiones perjudiciales para los intereses personales de cada uno.

Ser auténtico es no engañar a los demás y, sobre todo, no engañarse a uno mismo. Quien posee este rasgo de personalidad asume las consecuencias de sus actos y sabe que muy probablemente tendrá que ir contracorriente o pagar un elevado precio por ello.

 
 
 
Temas en Autenticidad
 

Redes Sociales