Ciencia » Teoría de la Relatividad

Teoría de la Relatividad - Definición, Concepto y Qué es

Cuando se habla de la relatividad en realidad se está hablando de dos teorías: la teoría de la relatividad general y la teoría de la relatividad especial. Ambas fueron presentadas por el científico Albert Einstein a principios del siglo XX. Como toda nueva explicación, esta también surgió de una pregunta que no encontraba respuesta: cómo combinar el electromagnetismo formulado por Maxwell y la mecánica newtoniana.

Las dos teorías de la relatividad asentaron las bases de la física moderna y gracias a ellas pudimos entender mejor el funcionamiento del universo, así como la estructura del espacio y el tiempo.

Contrariamente a lo que se podría pensar, Einstein no recibió el Premio Nobel por la relatividad sino por el efecto fotoeléctrico, un experimento que demostró por qué la luz podía extraer electrones de un metal.

Relatividad General

Su principal aportación fue la correlación de la gravedad y las dimensiones del espacio-tiempo

Dicha correlación se puede explicar por la tendencia que se tiene a mantener un estado de movimiento, algo que ocurre cuando un ascensor acelera o desacelera debido a la fuerza de la inercia.

Según esta teoría el espacio y el tiempo se encuentran en estrecha relación. La estructura de ambos es dinámica y no estática como se creía hasta entonces. De esta manera, el espacio-tiempo podía ser deformado según la velocidad aplicada. Esta nueva idea es, precisamente, lo que fundamenta el concepto de relatividad.

En síntesis, la teoría de la relatividad general explica que la curvatura del espacio-tiempo está determinada por la cantidad y tipo de energía que esté encerrada en el espacio-tiempo. A su vez, la curvatura del espacio-tiempo afecta a la manera en la que la energía fluye en el espacio.

Relatividad Especial

Esta teoría surgió tras plantearse dos preguntas fundamentales: ¿qué pasaría si un objeto corriese a la misma velocidad que la luz? y ¿se vería la luz parada o a menor velocidad?

Para responder a estos interrogantes, Einstein presentó cuatro grandes premisas:

1) Según la velocidad de un objeto, su masa aumenta. Así pues, no se podrá superar la velocidad de la luz, ya que al aumentar la velocidad del objeto se deberá aumentar proporcionalmente la energía para mover más masa, hasta llegar al punto de necesitar energía infinita.

2) El tiempo y el espacio se dilatan. De esta manera, para que la velocidad de la luz sea la misma si la ves parado o acercándote a ella, se necesita que el espacio-tiempo se dilate en relación a la velocidad.

3) El tiempo no es absoluto y no existe la simultaneidad. Todo es relativo al ojo del observador que lo percibe. Lo que puede parecer un segundo para alguien puede parecer un año para otra persona si varía su masa gravitatoria y velocidad.

4) La masa es una forma de energía. La energía es igual a la masa por la aceleración al cuadrado.

Fotos: Fotolia - Bitter / Matiasdelcarmine

 
 
Autor: Javier Navarro | Sitio: Definición ABC | Fecha: septiembre. 2017 | URL: https://www.definicionabc.com/ciencia/teoria-relatividad.php
 
 

Ahora en Ciencia

Redes Sociales