Definición ABC » Ciencia » Isometría

+

Definición de Isometría

El prefijo “iso” quiere decir “igual” y el término “metría” viene del griego “metron”, que quiere decir “medida”. Así, la isometría hace referencia a una singularidad de la geometría. Sin embargo, las cuestiones isométricas también están presentes en la naturaleza y en la preparación física.

En la geometría

Hay una transformación isométrica cuando no se produce una alteración de la forma ni un cambio en el tamaño de una figura geométrica. Así, solo hay un cambio de posición en la figura.

La traslación es un movimiento que tiene lugar cuando se desliza una figura en línea recta hacia una dirección. En toda traslación intervienen tres aspectos:

1) el sentido (derecha, izquierda, arriba, abajo...),

2) la magnitud (la distancia concreta que se recorre) y

3) la dirección (movimiento en forma horizontal, vertical u oblicua).

Desde un punto de vista formativo, la isometría está presente en cuestiones matemáticas relevantes: la obtención de figuras, la descomposición en partes o la destreza espacial. En el ámbito de la educación infantil, los más pequeños tienen que familiarizarse con las cosas y las formas que tienen algún tipo de isometría, pero también con aquellas que son asimétricas.

En la naturaleza y en el mundo que nos rodea

Si cortamos una manzana por la mitad observaremos que las dos partes son simétricamente idénticas. Las imágenes que se proyectan sobre el agua son coincidentes y, por lo tanto, hay una isometría entre ambas. Los rosetones de las catedrales góticas, los mandalas, los teselados, la estructura de una flor o las aspas de un molino tienen igualmente esta singularidad geométrica. En síntesis, todos aquellos diseños con traslaciones y movimientos tienen esta característica.

Un ejercicio isométrico es aquel en el que se aplica una fuerza a un objeto que presenta una cierta resistencia y, por lo tanto, no se produce un movimiento corporal

Este tipo de ejercicios se realiza para ganar fuerza y masa muscular y se caracterizan por ser estáticos y no dinámicos. Empujar con los brazos una pared durante unos segundos o mantenerse en una posición realizando una fuerza serían dos ejemplos de ejercicios isométricos.

Este tipo de entrenamiento también sirve para la rehabilitación, pues ayuda a fortalecer tendones y tejidos musculares dañados o atrofiados.

El entrenamiento de la fuerza isométrica tiene algunas ventajas adicionales: se puede realizar en cualquier lugar, se reduce el riesgo de lesiones y se adapta a cualquier tipo de deportista. Sin embargo, no hay que abusar de esta modalidad de ejercicios porque disminuye la elasticidad muscular y no favorece la coordinación intermuscular.

Fotos Fotolia: nadyac / liagloss

 
 
 
Temas en Isometría
 

Redes Sociales