Ciencia » Grasa

Definición de Grasa

grasa La grasa es una materia lipídica de diverso tipo y características, presente casi exclusivamente en los organismos animales. La grasa se caracteriza por estar compuesta por ácidos grasos y glicerina. Dependiendo de la cantidad de moléculas para cada caso, tal combinación podrá resultar en diversos tipos de materia grasa, aunque la más conocida es la grasa triglicérica. Los triglicéridos tienen que ver en gran parte con el mantenimiento o no de niveles buenos de salud y por eso es uno de los valores más importantes a tener en cuenta cuando se analiza la grasa de un organismo.

Grasa Abdominal

El volumen del abdomen ha sido por mucho tiempo una preocupación de hombres y mujeres que buscan tener una figura esbelta y bien proporcionada.

La acumulación de grasa a nivel de la cintura ha sido vista como un problema estético, aunque cada día hay más evidencia de que es un factor que se relaciona con el desarrollo de enfermedad cardiovascular, incluso cuando ocurre la acumulación de grasa a nivel abdominal en una persona con un peso corporal considerado como normal.

El depósito de grasa abdominal es producto de la interrelación de tres factores principales: genética, malos hábitos alimenticios y sedentarismo.

Distribución de la grasa abdominal

Bajo la capa de piel que reviste la superficie del cuerpo se distribuye un tejido que ocupa el espacio entre esta y el plano formado por los músculos. Se trata del tejido subcutáneo. En esta capa se encuentran presentes células de grasa llamadas adipocitos, las cuales tienen la capacidad de aumentar su tamaño en la medida que se acumulan los lípidos en su interior. Este fenómeno constituye un mecanismo adaptativo que permite acumular energía, ya que en igualdad de volumen el tejido adiposo permite producir un poco más del doble de energía que el glucógeno (una forma de acumular azúcar) o las proteínas.

La grasa subcutánea es la principal forma de grasa abdominal. También se distribuye en el cuello, brazos, espalda, glúteos y muslos en la medida que la persona aumenta de peso. Suele describirse como una acumulación en forma de pera.

Existe un segundo tipo de grasa abdominal, se trata de la grasa visceral. Esta se distribuye rodeando a los órganos internos, tanto a nivel del tórax, rodeando al corazón, como a nivel del abdomen. Esta distribución debe alertar sobre la presencia de trastornos cardiometabólicos que duplican el riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular.

Diámetro de la cintura como factor predictor de riesgo

Los parámetros como presión arterial, peso corporal, así como los niveles de azúcares y lípidos en la sangre, han sido empleados como parámetros para definir el riesgo de desarrollar eventos como los infartos cardíacos o los accidentes cerebrovasculares.

El perímetro o circunferencia abdominal también debe incluirse en este listado, considerándose como valores normales menos de 102 cm en los hombres y menos de 88 cm en las mujeres. La forma de correcta de medirlo es usando una cinta métrica que deberá colocarse a la altura del ombligo.

Los valores aumentados de estos parámetros se asocian con el desarrollo de diabetes, alteraciones de los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre, hipertensión arterial y trombosis.

Tal como se acaba de plantear, hay diversidad de materias grasas, aunque podemos dividirlas en dos tipos mayoritarios: grasas sólidas y grasas líquidas. Normalmente, la grasa sólida es la más popular y conocida, especialmente porque es la que se hace más visible en el cuerpo u organismo de un animal o persona. Por otro lado, es común designar a las grasas líquidas con el nombre de 'aceites' aunque esto no implica que dejen de ser grasas o sean más saludables.

Entre las diferentes opciones de grasas existentes de acuerdo a su nivel de saturación, a su composición y a la proporción de ácidos grasos, encontramos a las grasas saturadas (grasas sólidas y nocivas a la salud si están presentes en exceso en el organismo), grasas insaturadas (líquidas y más livianas en su estructura. Algunas de ellas se convierten en nutrientes importantísimos para el organismo. Dentro de las insaturadas encontramos también a las monoinsaturadas y las poliinsaturadas) y finalmente las grasas trans (las más nocivas de todas por ser artificiales y generadas a través de una transformación de sus características esenciales).

Uno de los principales objetivos de la grasa es la conversión de su materia en energía que sirve al organismo para funcionar correctamente. Además, permite la protección de órganos internos al establecerse como una delicada membrana, como también la protección del organismo contra las condiciones climáticas adversas. Una acumulación excesiva de grasa hará que el consumo de energía no sea el suficiente como para necesitar renovarla y por tanto los tejidos adiposos crecen y no son reutilizados. Es esencial para mantener un buen porcentaje de grasa en el cuerpo llevar adelante una alimentación sana, realizar ejercicio y eliminar hábitos como el tabaquismo.

Imagen Adobe: Fandy

 
 
Autor: Dra. Maria de Andrade, CMDF 21528, MSDS 55658. | Sitio: Definición ABC | Fecha: julio. 2009 | URL: https://www.definicionabc.com/ciencia/grasa.php
 
 
Temas en Grasa

Ahora en Ciencia

Redes Sociales