Definición de Fobia

Popularmente se utiliza el concepto de fobia para significar una amplia variedad de experiencias que van desde el simple rechazo, la aversión y el disgusto hasta el terror frente a estímulos o situaciones determinadas. Desde la Psicopatología Clínica, se la entiende como una respuesta de miedo desproporcionado frente a objetos, animales o eventos relativamente específicos. El Manual Diagnóstico y Estadístico (DSM), elaborado por la Asociación de Psiquiatría Americana (APA), ubica a la fobia como un trastorno dentro del grupo más amplio de los Trastornos de Ansiedad.

Agustina Repetto | Nov. 2022
Licenciada en Psicología

¿Cuándo el miedo se convierte en Fobia? Distinción entre el miedo y la ansiedad

El miedo es una emoción básica que se da en un período relativamente corto de tiempo, de manera aguda, automática y rápida frente a determinados estímulos - próximos o inminentes - que resultan amenazantes para un individuo. La respuesta/reacción de miedo involucra estructuras cerebrales primitivas como la amígdala y se cree que tiene un origen biológico, ya que su función principal es adaptativa, es decir, asegurar la supervivencia a partir de la puesta en marcha de variados mecanismos psicofisiológicos y la activación comportamental de la respuesta defensiva de lucha o huida. Podemos pensar en la reacción que tendríamos si nos encontramos con un animal que nos quiere atacar: seguramente nos defenderíamos o procuraríamos escondernos. Esta respuesta es una respuesta de miedo instintiva que intenta ponernos a salvo de la situación peligrosa.

Por otro lado, Aarón Beck, referente de la psicoterapia cognitiva, sostiene que la ansiedad, en relación con la fobia, es una emoción más duradera que el miedo, sostenida en el tiempo, que implica una evaluación y reevaluación constante por parte del individuo del estímulo o situación amenazante y de sus consecuencias. Si bien el autor sostiene que el miedo es el núcleo de la ansiedad, esta última es una emoción compleja que se asienta sobre el primero y lo complejiza. La ansiedad es una respuesta anticipatoria frente a un peligro futuro que se evalúa y reevalúa como amenazante, lo cual produce en el individuo un estado de activación general, sin una respuesta comportamental específica. Tal anticipación hace que el individuo se encuentre, por ejemplo, en un permanente estado de preocupación, alerta o de hipervigilancia.

Si bien niveles óptimos de ansiedad son necesarios para ayudarnos a conseguir nuestros objetivos a partir de la puesta en marcha de diversos recursos neurobiológicos, cognitivos, emocionales y conductuales - por ejemplo, para estudiar si tenemos que rendir un examen - la desregulación de este mecanismo emocional y cognitivo puede producir síntomas que conlleven malestar y padecimiento.

Desde la psicopatología clínica se entiende que la respuesta de ansiedad implica un trastorno, una respuesta disfuncional o desadaptativa cuando se presenta de forma excesiva y no se ajusta al contexto en el cual aparece, cuando dificulta la realización de las actividades de la vida cotidiana y afecta la calidad de vida del individuo.

En la Fobia, trastorno que se encuentra ubicado dentro de los Trastornos de Ansiedad, se conjugan las respuestas de miedo y de ansiedad. Frente al estímulo o situación amenazante se gatilla una reacción automática e inmediata de miedo que la propia persona, cuando no se encuentra en dicha situación, puede juzgar como desmedida ya sea por su intensidad o porque “la amenaza” no reviste un peligro tal que ponga en juego su integridad. La primaria respuesta de miedo, se transforma en ansiedad a partir de las reevaluaciones constantes realizadas por el individuo acerca de las consecuencias que puede tener su encuentro con el objeto o situación fóbica y por los mecanismos de evitación que emplea para afrontar la situación. De hecho, la respuesta de ansiedad puede activarse en el individuo con fobia con el solo hecho de pensar o imaginar el objeto o situación fóbica, es decir, sin exponerse directamente frente a la misma. Esto complejiza la situación influyendo directamente en la calidad de vida de quien la padece, ya que hace que la persona se encuentre permanentemente coordinando su vida en función de su fobia, desplegando una multitud de recursos para no encontrase en su vida cotidiana con el objeto temido.

Mecanismo de la Fobia Específica

Primero la presencia del estímulo considerado como una amenaza activa la respuesta emocional instintiva y automática de miedo, la cual involucra una serie de cambios corporales tales como el aumento del ritmo cardíaco, la dilatación de las pupilas y la sudoración, entre otros. Además, simultáneamente a la reacción de miedo se produce una serie de pensamientos catastróficos como, por ejemplo, “va a salir todo mal” o “voy a perder el control”. Luego, el individuo emplea la estrategia conductual de huida, mencionada previamente, frente al estímulo. Esta experiencia displacentera, sitúa las coordenadas para que se desarrolle una respuesta de ansiedad en la que la persona, al estar constantemente preocupada por la mera posibilidad de encontrarse nuevamente con el estímulo, genere un estado de alerta e hipervigilancia y despliegue una serie de estrategias disfuncionales de evitación para disminuir las probabilidades de encontrarse en el futuro con el estímulo.

 
 
 
 
Por: Agustina Repetto. Licenciada en Psicología, egresada de la Universidad Nacional de Mar del Plata. Actualmente, estudiante del Posgrado en Sexualidad Humana: sexología clínica y educacional con base en Perspectiva de Género y Derechos Humanos.
Art. actualizado: Nov. 2022; sobre el original de octubre, 2008.
X

Repetto, A. (Nov. 2022). Definición de Fobia. Definición ABC. Desde https://www.definicionabc.com/ciencia/fobia.php
 

Referencias

American Psychiatric Association (APA). (2014). DSM-5. Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (5ta edición). Washington, DC: Editorial Médica Panamericana.

Sandín, B. (1997) Ansiedad, miedos y fobias en niños y adolescentes. Madrid: Dykinson.
 

Ahora en Ciencia

 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z