Ciencia » Cientifismo

Definición de Cientifismo

En la esfera del conocimiento existen muchos tipos de disciplinas. Unas se basan en principios elaborados por la razón (por ejemplo, las matemáticas y la lógica) y otras son destrezas prácticas (la jardinería o la artesanía). Hay áreas que se fundamentan en la creatividad (las diferentes artes) y también existen materias científicas, como la física, la biología, la astronomía o la oceanografía. Algunas ramas del saber no son ciencias puras pero se sirven de herramientas científicas, como la pedagogía, la sociología o la arqueología.

Por otro lado, hay disciplinas singulares, pues tienen una apariencia científica pero son cuestionadas por su metodología y por la indemostrabilidad de sus afirmaciones y principios (en este caso, hablamos de las pseudociencias, como la astrología, el feng shui, la numerología o el psicoanálisis).

El panorama general descrito más arriba genera una discusión sobre el papel de la ciencia en el conjunto del saber. Para algunos, solo hay un saber absolutamente fiable y válido, la ciencia.

En el bando opuesto, hay quienes sostienen que la ciencia es una construcción válida en muchas de sus aplicaciones y planteamientos, pero no debería convertirse en un dogma absoluto que sirva como coartada para desacreditar otras fuentes del conocimiento. Aquellos que defienden esta última tesis usan el término cientifismo o cientificismo de una manera peyorativa.

Argumentos contra el cientifismo

Son muchos los saberes que no tienen una metodología científica y no por ello carecen de validez; como la ética, la crítica literaria o la interpretación histórica.

La ciencia no es simplemente un conjunto de leyes y procedimientos neutrales y objetivos. De hecho, el conocimiento científico puede estar al servicio de intereses perversos y moralmente despreciables.

La supuesta superioridad de las ciencias puras sobre el resto de disciplinas pone de manifiesto un desprecio hacia todo aquello que no es estrictamente demostrable. Por ejemplo, no es posible presentar pruebas definitivas sobre el papel de los sueños en los procesos mentales, pero resulta muy sorprendente que los cientifistas desautoricen de manera rotunda a quienes intentan comprender la función de los sueños en los procesos mentales.

El debate en el ámbito de la medicina

Los profesionales de la medicina usan el método científico para el tratamiento de las enfermedades. Así, recetan un suplemento de hierro tras comprobar que el paciente tiene unos niveles bajos de esta sustancia o aconsejan un cambio en la dieta cuando tienen pruebas sobre los niveles de colesterol.

En pocas palabras, los procedimientos empleados se basan en evidencias objetivas que son aceptadas por el conjunto de la comunidad científica.

A pesar de que la medicina convencional ha demostrado su eficacia de una manera rotunda, hay personas que desconfían del saber médico y lo catalogan despectivamente como cientifista.

Quienes tienen esta perspectiva sobre la salud y las enfermedades creen en la eficacia de otros procedimientos alternativos: orinoterapia, cirugía psíquica, terapia biomagnética o terapia del Ángel (un ángel de la guarda nos protege de las enfermedades).

La medicina no cura todas las enfermedades y está sujeta al error humano y a los posibles abusos, pero las diferentes disciplinas alternativas tienen una debilidad todavía mayor: no hay pruebas concluyentes que demuestren su eficacia.

Foto: Fotolia - bimbim

 
 
Autor: Javier Navarro | Sitio: Definición ABC | Fecha: septiembre. 2018 | URL: https://www.definicionabc.com/ciencia/cientifismo.php
 
 

Ahora en Ciencia

Redes Sociales