Definición ABC » Ciencia » Cambio Químico

+

Qué es Cambio Químico

A instancias de la ciencia, un cambio químico es el proceso de tipo termodinámico a partir del cual una o varias sustancias, tras la acción de un factor energético, se convierten en otras sustancias, que en la jerga se denominan productos.

Proceso en el que se alterará la naturaleza de una sustancia

En estos procesos se altera la naturaleza de la sustancia en cuestión, siendo ejemplos emblemáticos de este tipo de cambio la combustión y la corrosión.

En la mencionada reacción química lo que se alterará es la estructura y la composición que presenta la materia, porque de las sustancias iniciales devendrán otras diferentes.

En tanto, las sustancias pueden devenir en elementos, que es un tipo de materia conformada por átomos que ostentan una misma clase, o en compuestos químicos, que es la sustancia integrada por la unión de dos o de más elementos químicos.

Un típico ejemplo de cambio químico es aquel que se produce al reaccionar el oxígeno que habita en nuestro aire con el hierro y que dan origen al óxido de hierro, justamente compuesto por los elementos de hierro y oxígeno.

Cabe destacarse que las condiciones en las cuales se produce la reacción química pueden incidir en el resultado de los productos, sin embargo, tras muchos estudios se puede afirmar que las cantidades normalmente permanecen sin modificaciones.

En tanto, el concepto de ecuaciones químicas es aquella descripción en símbolos de una reacción química.

El uso excluyente que se les atribuye es para describir lo que acontece en una reacción química determinada, desde el comienzo y hasta el final de la misma.

En la ecuación, entonces, se inscribirán las fórmulas de las sustancias intervinientes en la reacción.

Del lado izquierdo se colocarán los reactivos y del lado derecho los productos.

Factores que permiten distinguir este tipo de cambio y la diferencia con el cambio físico

Existen una serie de condiciones que permitan advertir cuando se producen los cambios químicos, entre ellos se destacan: modificación de color, absorción o fuga de calor, segregación de gas, aparición de un residuo, alteración en el olor, presencia de acidez, aparición de propiedades magnéticas, ópticas o eléctricas.

Como mencionamos ya, los cambios químicos implican una transformación en la naturaleza de la materia, en tanto, cuando el cambio se produce en la superficie únicamente, quedando allí, se tratará de un cambio físico.

La forma más concreta y contundente de darnos cuenta si estamos ante un cambio físico o químico es observando si al generarse el cambio aparecen nuevas sustancias, o en su defecto, desparece una que ya existía, si esto ocurre, entonces, se trata de un cambio químico, y si por el contrario no se evidencian cambios en las sustancias componentes se tratará de un cambio físico.

Combustión y corrosión, cambios químicos más comunes

La combustión es un tipo de reacción química muy frecuente de observar y que se destaca especialmente por presentar un desprendimiento de energía muy importante, tanto en materia de luz como de calor y cuya manifestación visual más popular es el fuego.

Es rigor que en cualquier combustión intervengan el elemento que arde, que será el combustible, y por otro lado el que ocasiona la combustión, que se designa como comburente.

Entre los combustibles más recurrentes nos encontramos con los materiales orgánicos que disponen tanto de oxígeno como de hidrógeno.

Y por su lado la corrosión, otro ejemplo de cambio químico, consiste en el desgaste o la destrucción progresiva que padece un material o sustancia.

En los metales, como el hierro, se aprecia fácilmente, porque se verá una pérdida o deterioro de las propiedades del mismo a causa de la interacción con el medio, que se produce de modo natural, y ese metal se oxida.

Cuando el metal es poroso puede que se destruya totalmente.

Hay que ser muy cuidadosos con estos cambios porque pueden provocar contaminación o accidentes graves.

Entre los factores más comunes que desatan la corrosión debemos mencionar a la atmósfera y al agua que entran en contacto con el metal, por caso, la corrosión se da más comúnmente en lugares donde predomina la humedad y la sal, tal es el caso de las zonas de playa.

Cuanto más temperatura haya más corrosión se generará.

Si bien no podrá evitarse si puede disminuirse la corrosión de algunos materiales a través de la utilización de lacas, pinturas, o barnices que los protejan.

 
 
 
Temas en Cambio Químico
 

Redes Sociales

  • Facebook
    49186 fans
  • Twitter
    2291
  • Google
    434
  •