Definición ABC » Ciencia » Argón

+

Definición de Argón

Este elemento químico es un gas noble, inerte e incoloro. Constituye un 1% del aire en la atmósfera. Su símbolo en la tabla periódica es Ar, su número atómico es 18 y su peso molecular es 39.95 g/mol.

Para obtener argón es necesario realizar un proceso de destilación fraccionada del aire licuado y con posterioridad se elimina el oxígeno residual. En cuanto a su denominación, proviene del vocablo griego argon, que quiere decir inactivo, ya que es un gas que no reacciona ante la presencia de otras sustancias.

El argón se aisló por primera vez a finales del siglo XlX

A finales del siglo XVlll el químico inglés Henry Cavendish descubrió que el aire estaba formado por una ínfima porción de una sustancia que era menos reactiva que el nitrógeno. Se trataba de un gas que no era posible disolver y este avance supuso el primer paso hacia el descubrimiento definitivo del argón.

El químico escocés Sir Williams Ramsay (1852-1916) aisló por primera vez este gas en 1894 y también aisló el criptón, el neón y el xenón (recibió el Premio Nobel de química en 1904 por el descubrimiento de estos cuatro gases nobles). En la tabla periódica de los elementos los gases nobles o inertes se ubican en el grupo 18. Se trata de gases de un solo átomo, son incoloros y presentan una reactividad química baja.

Almacenamiento y seguridad

Se almacena en utensilios cilíndricos de acero, los cuales tienen una apertura en el extremo para proporcionar un lugar de salida del gas. La cantidad de argón en un cilindro es variable, ya que depende de la temperatura, el volumen de agua y la presión.

Si bien no es un gas tóxico, sí está sometido a una alta presión puede provocar asfixia (por este motivo es necesario que se conserve en zonas adecuadamente ventiladas y que los profesionales que lo usan empleen un correcto equipamiento). Para prevenir cualquier accidente los cilindros de argón deben identificarse siguiendo unas normas estrictas de seguridad.

Principales usos

Este gas se emplea en las lámparas incandescentes o bien sustituyendo al neón en las lámparas fluorescentes (algunos tubos fluorescentes llevan una mezcla de vapor de mercurio y argón). Se usa en varios tipos de soldaduras para evitar el proceso de oxidación, en la fabricación de monocristales, en la producción de titanio y de otros elementos reactivos o en la fabricación de circuitos semiconductores en el sector de la electrónica. Al mismo tiempo, sirve para la detección de explosivos y como aislante térmico.

Por último, en los laboratorios químicos este gas se usa para manipular reactivos.

Fotos Fotolia: Branchecarica / Peterzayda

 
 
 
Temas en Argón
 

Redes Sociales