Definición ABC » Social » Reputación

+

Definición de Reputación

Existen dos usos bien extendidos del término reputación, por un lado, se trata de la opinión que se tiene de alguien o de algo y por otra parte, la palabra se emplea para designar la fama y el prestigio cosechado o ganado por un individuo como consecuencia de la actividad que despliega o por haber protagonizado algún hecho impactante, entre otros.

Ejemplos: “Juan goza de una buena reputación entre sus compañeros de equipo. Mi hermano me invitó a cenar en un restaurante que goza de excelente reputación. Sophia Loren es una actriz de muy buena reputación en su patria.”

Opinión que alguien tiene sobre otro y el prestigio y fama que se consigue como consecuencia de una profesión o un hecho relevante

Cabe destacar, que no siempre la palabra reputación es empleada con un sentido positivo, también es común que en el lenguaje corriente y en algunos contextos usemos el término con una connotación negativa, por ejemplo, en aquellos casos en los cuales las personas o determinados lugares gozan, por determinada razón, característica o situación acaecida, entre otras alternativas, de una importancia que no resulta ser muy digna de destacar.

Entonces, tal cuestión x es conocidísima por la opinión pública que es consciente de la mala reputación del lugar o de la persona. “Luego del robo masivo, el hotel de la playa en el cual paramos el año pasado ya no goza de la reputación de antaño. Su reciente vinculación con una banda de delincuentes ha hecho que Juan ya no goce de la buena reputación entre los vecinos de su barrio.”

La importancia de contar con una buena reputación

La construcción de una buena reputación lleva tiempo y se encuentra estrechamente vinculada a la noción de coherencia, es decir, siendo coherentes en cada una de nuestras elecciones y decisiones, sin traicionar a los demás ni traicionarnos a nosotros mismos construiremos una sólida e inquebrantable reputación.

En cambio, destruir una reputación a partir de una mala acción o de una opinión desacertada es algo que se puede conseguir en tan solo unos minutos.

Así es que por ejemplo un activista a favor de los derechos humanos puede venir durante años y años luchando porque los crímenes de lesa humanidad sean juzgados y en cada oportunidad que se le presente reafirmar con hechos y dichos tal misión, sin embargo, un buen día, trasciende un oscuro negocio en el que está involucrado y entonces su reputación resultará seriamente dañada.

De inmediato, toooda esa anterior lucha a favor de los derechos humanos quedará minimizada ante el escándalo, porque lo malo es lo que suele prevalecer…

Es una práctica corriente que los medios de comunicación resalten los escándalos y la gente recuerde las cosas negativas y malas sobre alguien, lo bueno, como suele decirse popularmente, tiene poca prensa.

Las personalidades públicas muchas veces se ven afectadas por la invención de historias sobre su vida que no son ciertas, provocadas por personas que no los quieren, o que quieren desacreditarlos para obtener algún beneficio.

Normalmente se difunden esas historias a modo de campaña, difundiéndose en cadena por los diferentes medios de comunicación, para claro, difundir al máximo la información negativa y así conseguir que más gente se entere y repudie a la persona que es sujeto de la misma.

En el plano político resulta ser muy común que a instancias de las elecciones se monten campañas que tienen por objetivo desacreditar y manchar la reputación de un candidato que tiene serias chances de ser el vencedor de la elección en cuestión.

En la última campaña presidencial estadounidense hemos visto esta situación muy evidentemente, Donald Trump, usando la información negativa que se daba a conocer sobre su rival Hilary Clinton y esta última haciendo lo propio con los escándalos que se destapaban del actual presidente norteamericano.

La mala reputación, la pesadilla de un político

En el caso de Hilary, la filtración pública sobre el uso que había realizado de su cuenta de mail privada con fines políticos afectó muchísimo su reputación, y a Donald Trump asimismo lo afectó en una notable medida el audio que se difundió en el cual se lo escuchaba hablar de una manera muy despectiva y sexista contra las mujeres

Para un político, que es una de las personalidades que más vive de su imagen, la reputación es muy importante y hay que cuidarla, por caso, contratan asesores de imagen y jefes de prensa que se ocupan de justamente controlar que ninguna información inapropiada se conozca o salga a la luz y que obviamente termine por cortarle la carrera a su cliente.

 
 
 
Temas en Reputación
 

Redes Sociales

  • Facebook
    48624 fans
  • Twitter
    2274
  • Google
    380
  •