Definición ABC » Social » Hostilidad

+

Definición de Hostilidad



Entendemos por hostilidad a aquella forma de actuar que puede ser circunstancial ante un evento o permanente independientemente de las situaciones que implica diferentes formas de agresividad, falta de paciencia, intolerancia, discriminación y siempre algún tipo de violencia (tanto física como verbal). La hostilidad puede surgir en un momento particular en el que la persona se ve alterada en su comportamiento debido a causas circunstanciales. Sin embargo, también podemos hablar de personalidades hostiles que son mucho más problemáticos ya que demuestran una falta de tolerancia, incapacidad para aceptar las formas de pensar de otros, así como también demuestran el recurso a la violencia como único medio para resolver todos los conflictos.

Cuando hablamos de hostilidad como un elemento característico de la personalidad o del carácter de un individuo, debemos indagar muchas veces más profundo para encontrar el por qué de esa permanente hostilidad hacia los otros. En muchos casos, la hostilidad constante tiene que ver con rasgos exacerbados de inseguridad así como también de creencia en la autosuficiencia o en la superioridad propia. Cualquiera de estos dos extremos tiene como resultado una personalidad hostil hacia otros, ya sea por miedo, por inseguridad, por desprecio o por intolerancia. Una persona con rasgos hostiles siempre es una persona con la que se complica la convivencia porque muchas veces puede significar un peligro para otros.

Sin embargo, el mayor problema de la hostilidad tiene que ver con el hecho de que cada vez más la misma se observa en personas con carácter otrora tranquilo o calmado. Esto es así debido al estilo de vida exigente, estresante y rutinario que supone la modernidad: muchas veces las personas canalizan sus inseguridades, frustraciones, miedos o preocupaciones a través de la hostilidad hacia otros. Es común colocar entonces la responsabilidad de actos fortuitos en otros al tratar de buscar una explicación de por qué los mismos suceden. Si bien este tipo de hostilidad puede no ser permanente y afectar a la persona en determinadas situaciones o circunstancias, es notorio cómo cada vez más los ámbitos urbanos contribuyen a vínculos sociales basados en la hostilidad, en la agresión o incluso en la violencia.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"


 
Temas en Hostilidad