Definición ABC » Social » Estafa

+

Definición de Estafa



estafa De acuerdo a lo establecido en términos generales por los diferentes tipos de legislaciones, el delito de estafa es descripto como un acto de daño o perjuicio sobre la propiedad o el patrimonio de otra persona. Por lo general, los delitos de estafa son considerados de menor gravedad que otros (tales como el homicidio o el abuso sexual), pero la variedad de tipos de estafa hace que sea posible realizar tal nivel de daño a otros que las penas sean extremadamente altas para el criminal.

Propiedad y patrimonio, objetivos de la estafa

Mientras tanto, de acuerdo al derecho, la propiedad es aquel poder directo e inmediato que alguien dispone sobre un bien o un objeto y por tanto se convierte en su titular y tiene la capacidad de disponer de los mismos y solamente atendiendo las limitaciones que establece la ley vigente.
Y el patrimonio es el conjunto de derechos y de bienes que corresponden a una persona física o jurídica.

Ambos, patrimonio y propiedad, son los objetos preferenciales de las estafas

En el acto de estafa, una persona decide actuar en contra de otra violando o destruyendo su propiedad con el objetivo de sacar un beneficio de tal situación. Este detalle es importante ya que al no existir un beneficio propio no se estaría hablando de estafa sino de una mera destrucción o violación a la propiedad. En este sentido, las estafas suelen ser realizadas por individuos u organizaciones delictivas que funcionan obteniendo ganancias, dinero o bienes materiales a través de la confianza o la ignorancia del perjudicado.

Para la ley, el acto central de la estafa es el engaño que se establece desde una parte hacia la otra (la perjudicada), y la consiguiente obtención de beneficios propios a partir de ese engaño. El daño a la propiedad o patrimonio de una persona puede ser muy variado y no necesariamente material. Por ejemplo, un típico caso de estafa es aquel en el cual una empresa no legal simula vender servicios a individuos para extraerles dinero (por ejemplo, venta de paquetes turísticos a manos de una organización ilícita). El cliente les otorga el dinero en concepto de recibir esa oferta turística pero la empresa en cuestión jamás cumple con la misma. El cliente se queda sin du dinero y sin su servicio adquirido mientras que la empresa obtiene el dinero.

Normalmente, las empresas que funcionan como organizaciones ilícitas y hacen acciones como las mencionadas suelen desaparecer casi mágicamente de sus instalaciones luego de perpetrar una o varias estafas ya que es habitual que tras ser advertido el comportamiento ilícito por varios damnificados, se realicen las pertinentes denuncias ante las autoridades y estas intervengan en el lugar físico en el que se concretó la estafa.

Lamentablemente en muy pocos casos la gente estafada en estos términos logra recuperar su dinero o ser resarcida de alguna manera dado que los estafadores pergeñan de tal modo su accionar delictivo haciendo prácticamente imposible que pueda recuperarse el dinero invertido y estafado. No suelen tener nada a su nombre, utilizan nombres y denominaciones falsas, entre otras cuestiones.

La espectacularización de la estafa

Cabe destacarse que en los últimos años, los medios de comunicación masiva, especialmente la tevé, con ese poder tremendo que da la imagen, han desarrollado contenidos especiales desde los cuales se denuncian estafas comerciales y a consumidores. Se muestran pruebas de las mismas, se presentan los testimonios de las personas afectadas por las mismas y muchas veces se muestran las caras de los estafadores quienes son increpados en su lugar de fechorías, generando ciertamente situaciones muy tensas que suelen terminar con violencia física ante la desesperación que manifiestan las personas estafadas y la intervención policial.

Estafas emocionales

Por otra parte, una estafa también puede implicar un daño moral que nada tiene que ver con lo económico y que el estafador inflige sobre una persona para obtener beneficios de él, de su posición, de su nombre, o en su defecto para afectar su reputación (por ejemplo, presentar a una persona como un criminal para que no pueda obtener un trabajo y así obtener sus beneficios).

Asimismo, existe y es muy habitual la estafa a los sentimientos de alguien y que es ocasionada por algún ser querido, afecto, familiar, que la hiere profundamente con alguna mentira, calumnia, entre otras opciones y la persona afectada se siente sumamente afectada.

Las estafas pueden verse agravadas cuando versan sobre elementos esenciales para la vida (por ejemplo, cuando se basan en el robo de alimentos o en el no otorgamiento de servicios básicos como salud y educación), sobre el abuso de relaciones, sobre el patrimonio artístico o cultural de una comunidad, entre otros casos.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"