Definición ABC » Social » Emotividad

+

Definición de Emotividad

La emotividad es aquella capacidad que disponemos los seres humanos para producir emoción, aunque también a la sensibilidad que se presenta ante las emociones la llamamos emotividad.
Es decir, cuando un individuo presenta una inclinación recurrente y espontánea frente a las emociones, se pone a llorar cuando un suceso es triste o se alegra enormemente cuando le sucede a él o a alguien querido algo bueno, será justamente porque dispone de esta capacidad a flor de piel.

Capacidad humana de generar emoción y sensibilidad natural a las emociones

En tanto, la emoción es la alteración en el ánimo, intensa, pasajera, agradable o penosa, que algunas veces suele aparecer acompañada de una manifestación somática.

Qué es la emoción y sus factores determinantes

Siempre la emoción será la respuesta de nuestro organismo a algún estímulo externo, como ser las relaciones con el resto de las personas, las cosas o hechos que nos suceden a nosotros o a nuestro entorno, todo esto disparará una respuesta emocional de nuestra parte.

Ahora bien, no podemos soslayar que la personalidad y el carácter de las personas, y la cultura a la cual pertenecen, se criaron y desarrollaron, y por caso los influyó, incidirán de manera directa y notable en las emociones, en la emotividad que alguien expresa corrientemente.

Así alguien que es iracundo, expresará una emotividad fuerte frente a las cuestiones malas que suceden.
Y personas que pertenecen a culturas que se caracterizan por limitar la expresión de las emociones, generará, inevitablemente, que quienes se desarrollan en ellas tengan una limitación en este sentido.

Las emociones son fenómenos psicofisiológicos que indican modos eficaces de adaptación respecto de diferentes cambios de las demandas ambientales.
En el estricto plano psicológico, la emoción alterará la atención y elevará el rango de ciertas conductas en la jerarquía de respuestas del individuo en cuestión.
Y en cuanto a lo fisiológico, las emociones provocan respuestas en los diferentes sistemas del organismo, incluyendo a las expresiones faciales, la voz, los músculos y el sistema endocrino.

Entonces, en la emotividad intervendrá un componente expresivo que dará lugar a conductas motoras, gestos faciales y expresiones verbales; a cada estado de ánimo le corresponde una manifestación conductual.

La manifestación física de la emoción

La expresión facial nos dará una clara idea de la calidad e intensidad de la experiencia emocional vivida. Cuando se experimenta una emoción de cualquier tipo, agradable, desagradable, los neurotransmisores envían estímulos eléctricos desde el sistema nervioso central a los músculos faciales, dando paso a respuestas estereotipadas, que presentan un importantísimo valor comunicativo entre los humanos.

Por ejemplo, si sentimos alegría, de inmediato se producirá un retraimiento oblicuo de las comisuras de los labios y la elevación de las mejillas, en cambio, si lo que nos invade es la ira, se fruncirá nuestro ceño, descenderán las cejas, se estrecharán los labios y se apretarán los dientes.

Y también las emociones nos moverán a actuar, o en su defecto a retraer algunas acciones. Así es que cuando sentimos alegría, tendremos muchas más ganas de realizar actividades, en tanto, la tristeza implicará una parálisis de movimientos.

Cabe destacar, que dependiendo de la situación personal en la que se halle alguien, la emoción podrá exacerbarse, o bien no generar el efecto que normalmente produciría en el individuo, o sea los momentos que alguien atraviesa en su vida pueden condicionar, limitando o agigantando esa inclinación hacia la emotividad que dispone de manera natural.

Emoción y sentimiento, una sociedad

Por otro lado, emoción y sentimiento se encuentran asociado íntimamente.
La emoción es más intensa y los sentimientos duran más…

En tanto, y más allá de esto que mencionábamos de la intensidad y la duración en la que difieren, en lo que sí coinciden sentimiento y emoción es en que si uno es positivo el otro también lo será y viceversa.

Entre las emociones más positivas y agradables debemos mencionar a la felicidad, una de las más relevantes y a la cual todos los seres humanos aspiramos.
La felicidad se manifiesta en la recepción de una buena noticia, en el logro de una meta, en ver la alegría de un ser querido, entre otras.

Y de la vereda de enfrente nos encontramos a la infelicidad que producirá una expresión de desagrado y de tristeza.

 
 
 
Temas en Emotividad
 

Redes Sociales

  • Facebook
    48662 fans
  • Twitter
    2256
  • Google
    347
  •